PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Una controvertida teoría relaciona tener hermanos mayores con la homosexualidad

H

 

El origen de la homosexualidad masculina podría estar estrechamente ligada con el número de hermanos mayores

PlayGround

28 Abril 2016 19:41

Imagen de Zuza Krajewska

A estas alturas, si existe alguna certeza sobre la homosexualidad es que no hay nada anormal en ella.

Entre el 2 y el 11% de la población mundial adulta ha afirmado experimentar impulsos homosexuales alguna vez, si bien la cifra varía según cada estudio particular.

Pero son muchas las preguntas que surgen en relación a la orientación sexual. Por ello, un nuevo análisis realizado por siete universidades de todo el mundo, titulado Sexual Orientation, Controversy and Science, las repasa todas para intentar dar algunas respuestas al respecto.

Lo primero que aclaran es que la homosexualidad no solo existe en humanos, sino que también en el reino animal. De hecho, es una conducta normalizada en un gran número de especies. Entre el 6 y el 10% de los carneros prefieren mantener relaciones con otros carneros antes que con ovejas y algunos grupos de monas japonesas prefieren establecer vínculos sexuales con hembras antes que con machos.

¿Qué provoca que alguien sea homosexual, heterosexual o bisexual?

Aunque no debería tener trascendencia alguna que alguien fuese homosexual, ese "por qué" es importante porque, según los especialistas, “existe una fuerte correlación entre la creencia de los orígenes de la orientación sexual y la tolerancia de la no-heterosexualidad”. Es decir, las personas que creen que la orientación sexual viene de la biología (y que por lo tanto piensan que no se puede evitar) suelen tener la mente más abierta sobre los derechos de las minorías sexuales.

Cuantos más hijos varones tenga la mujer, mayor sería la posibilidad de que el próximo fuera homosexual

Una de las explicaciones más consistentes del origen de la homosexualidad es la que hace referencia al llamado efecto del orden de nacimiento de los hermanos.

Según la teoría de Ray Blanchard, profesor de psiquiatría de la Universidad de Toronto, la razón por la que un hombre es homosexual podría estar estrechamente ligada con el número de hermanos mayores que tenga. Concretamente, cuanto mayor sea el número de hermanos mayores, más alta sería la probabilidad de ser homosexual. El o

Esto se debería al proceso de formación del feto. Los fetos masculinos tienen proteínas específicamente masculinas en su cromosoma Y llamadas antígenos H-Y. Su función sería, siempre según Blanchard, estimular el desarrollo de la orientación heterosexual. Como estos antígenos no están presentes en el cuerpo de la madre, desencadenan la producción de anticuerpos maternos, que acaban provocando que dichos antígenos no funcionen correctamente.

Según la teoría de Blanchard, cuantos más hijos varones tenga la mujer, mayor será la respuesta de los anticuerpos. Lo que podría contestar a un estudio relacionado que afirma que cada hermano mayor aumenta un 33% las posibilidades de que un hijo sea homosexual. Suponiendo que la tasa mínima de homosexualidad entre hombres ronda el 2%, tras 11 hermanos mayores la posibilidad de que el siguiente hijo fuera homosexual podría llegar hasta el 50%.

Aun así, existen estudios que afirman que esta relación es muy débil o que simplemente no existe. Pero Blanchard continúa convencido de su teoría y planea testearla con madres que tengan un hijo gay y otro heterosexual, en busca de la presencia de estos anticuerpos.

Las lagunas sobre la teoría continúan: ¿Por qué en la mayoría de gemelos homosexuales su hermano no lo es?; si esto es así, ¿por qué hay mujeres homosexuales?

El estudio descarta que la tolerancia a los homosexuales provoque que haya más homosexuales

Por otro lado, los analistas han descartado otra de las explicaciones que se ha intentado dar de la homosexualidad: la tolerancia a las personas homosexuales provoca que la gente se haga homosexual. Este razonamiento, que ha servido para apoyar a legislaciones homófobas en países como Uganda o Rusia, se desmiente por completo en el estudio.

“La orientación homosexual no aumenta en frecuencia de la tolerancia que hay en una sociedad, pero su expresión (el comportamiento de los homosexuales y su libertad a la hora de admitir su condición) sí puede hacerlo”, explica el documento.

Por mucho que haya leyes que marginen a los gays, concluyen los autores, nunca podrán acabar con una orientación sexual que es ubicua, duradera y perfectamente natural.

[Vía The Atlantic]

share