Actualidad

La industria farmacéutica se está enriqueciendo... con la tortura de caballos

Investigaciones recientes revelan prácticas inhumanas en las llamadas "granjas de sangre"

Pablo Blazquez Dominguez / Getty Images

Sangrar hasta casi morir. Después, volver a sangrar. Porque lo que importa no es tu vida sino los litros de líquido rojo que puedas generar. Ese es el triste destino de miles de caballos confinados en las llamadas “granjas de sangre”.

Investigaciones recientes de la organización alemana Animal Welfare Foundation han sacado a la luz prácticas que están causando estupor. Prácticas que involucran la explotación sistemática de yeguas en formas que los expertos en materia de bienestar animal tachan de tortura.

Esas investigaciones señalan relaciones lucrativas entre la corporación alemana IDT Biologika y granjas de caballos en Argentina y Uruguay. Granjas que procuran a la empresa de biotecnología sangre de la que extraen una hormona concreta, la gonadotropina coriónica equina (eCG) —antes conocida como gonadotropina sérica de yegua gestante o PMSG— para la elaboración de sus productos.

La hormona eCG es la base de varios preparados útiles en la medicina veterinaria —se usa, sobre todo, para el control de la fertilidad en hembras porcinas, bovinas, equinas y caninas—, pero tiene un problema: solo se produce en las copas endometriales de las yeguas gestantes, entre los días 40 y 120 de gestación, aproximadamente.

Eso, en términos prácticos, se traduce en un proceso que consiste en fecundar artificialmente a las yeguas, para luego extraer litros y litros de sangre —hasta 10 litros por sesión—, semana tras semana, durante varios meses.

Para las yeguas, ese proceso de extracción continuada de sangre es altamente debilitante. Algunas desarrollan anemia, otras sufren un shock hipovolémico que puede llegar a causarles la muerte.

Pero ahí no acaba el suplicio, porque el sufrimiento se encadena: a las yeguas que sobreviven, se les “termina” forzadamente el embarazo —el potrillo no llega a nacer— para que el ciclo pueda volver a empezar. Nueva fecundación y más cosecha de sangre.

Según la organización SumOfUs, son muchos miles de yeguas las que se crían en este tipo de granjas con el único objetivo de poder extraer y vender su sangre. Su vida consiste en el proceso descrito arriba. Repetido una y otra vez. Con consecuencias nefastas: alrededor del 30% mueren anticipadamente a consecuencia de ese ciclo sin fin de embarazos y extracción de sangre, según datos de la organización.

Las que sobreviven son enviadas al matadero en cuanto presentan problemas para quedar embarazadas, bien por cuestiones de salud o de edad.

Los miembros de SumOfUs han puesto en marcha una campaña para pedir a IDT Biologika que deje de incentivar esta forma de explotación inhumana de las yeguas.

Otros gigantes de la industria farmacéutica, como Merck, Sharp and Dohme (MSD), se distanciaban recientemente de la práctica, dejando a IDT Biologika como la única empresa biotecnológica en Alemania que aún obtiene su eCG de estas “granjas de sangre”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar