Actualidad

¿Por qué violan los hombres?

El documental 'India's Daughter' se adentra en la violencia sexual de la India

El 16 de diciembre de 2012 Jyoti Singh, una joven india de 23 años, se puso tacones para ir al cine con un amigo. El plan era celebrar que había terminado los exámenes para convertirse en doctora. Compraron dos entradas para La Vida de Pi.

Para Jyoti esa fecha era mucho más que un merecido descanso: significaba demostrarle a sus padres que haber invertido el dinero reservado para su boda en sus estudios había sido buena idea. De hecho, la mejor idea: con el tiempo, Jyoti iba a construir un hospital en su pueblo.

Cuando terminó la película era de noche. Jyoti y su amigo subieron al autobús que debía llevarlos a casa cuando 6 pasajeros empezaron a acercarse a la joven. No solo la violaron y la penetraron con una barra de hierro, sino que la apalearon y le sacaron las vísceras. Después fue arrojada a la carretera.

Durante el mes siguiente, decenas de ciudades indias se incendiaron. Miles de ciudadanos y estudiantes pidieron justicia y una efectiva igualdad de género. También pidieron quemar vivos a los violadores, ahorcarlos públicamente sin demostrar piedad.

Para sofocar la indignación, el gobierno utilizó gases lacrimógenos, porras y cañones de agua. También condenó a muerte a 5 de los 6 asaltantes. A partir de entonces, el caso de Jyoti recorrió el mundo y supimos que la violencia sexual en India era un problema grave que incluso había empeorado en las grandes ciudades del país.

La cineasta y productora británica Leslee Udwin se vio tan impactada por el caso de Jyoti que decidió pasar dos años rodando un documental a partir de una pregunta que muchos nos hacemos: ¿por qué violan los hombres? "Descubrí que la enfermedad es una falta de respeto por el género. No se trata sólo de unas pocas manzanas podridas, es el propio barril el que está podrido", explicó Udwin a The Guardian.

El resultado es India's Daughter, un documental que se estrena el próximo domingo, Día Internacional de la Mujer. Será emitido por BBC Four y en siete países de forma simultánea, incluida la India.

Udwin no ha producido un documental más sobre la violencia contra las mujeres: ha hablado con madres de violadores, ha conocido los motivos de un hombre para violar a una niña de 5 años ("era una mendiga, su vida no tenía valor"). La directora se ha ensucidado las manos en busca de respuestas.

Y las ha encontrado: a día de hoy, mientras miles de hombres se manifiestan contra la violencia machista en la India y esta reivindicación se convierte en un asunto político de primer orden y de alcance nacional (algo que no sucede en ningún país europeo), muchos siguen justificando las agresiones.

Las mujeres son para muchos hombres una casta infierior, seres sin un valor social más allá de la servidumbre. El propio abogado defensor de los acusados declaró ante la directora británica: "Tenemos la mejor cultura, en nuestra cultura no hay lugar para la mujer".

Mukesh Singh, el conductor de autobús en el que Jyoti fue violada y destripada (y uno de los acusados), culpa a la víctima desde prisión: "Una chica decente no sale por las noches, sólo un 20% de las chicas son buenas. No puedes aplaudir con una sola mano, sino con las dos. Una chica es más responsable de una violación que un chico".

Según Singh, Jyoti no tendría que haberse resistido, sino haber callado y permitir la violación: "Ahora, cuando violen, no dejarán a la niña como nosotros hicimos. La matarán". 

El machismo y la misoginia rabiosos coinciden con el crecimiento económico de la India y el aumento de oportunidades laborales para mujeres jóvenes y solteras. Uno de los motivos por los que se producen violaciones grupales en la India es que los hombres no tienen miedo a represalias ni al peso de la ley: hasta ahora, han confiado en la impunidad de sus actos.

Aunque los ahorcamientos y los linchamientos públicos –que defiende buena parte de la sociedad india– no son la vía más efectiva para terminar con los crímenes machistas, es necesario que los violadores sientan miedo. Miedo a la ley, al ostracismo, a morir, si es preciso.

Puede sonar triste, pero mientras la igualdad de género sea más un deseo que una realidad, el miedo de las mujeres hacia los hombres seguirá reforzando su poder sobre ellas, fomentando asesinatos como los de Jyoti.

La venganza de las mujeres es el miedo de los hombres

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar