PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

A bofetadas con la presentadora: ¿qué les pasa a los hombres indios?

H

 

La última agresión machista una mujer india se ha producido bajo los focos de un plató

Alba Muñoz

02 Diciembre 2014 16:04

En 77% de las adolescentes indias han sufrido violencia sexual, según UNICEF. Cada cierto tiempo nos llega una noticia sobre la violación colectiva de alguna mujer india. A veces vemos sus cuerpos llenos de golpes y heridas, o sus cadáveres colgando de un árbol. Algunas se suicidan después de sufrir este terrible abuso.

Resulta difícil imaginar por qué hay tantos hombres en pequeños pueblos de la India, pero también en ciudades medianas y grandes, que se coordinan para violar y agredir a las mujeres. Factores como la religión y el lento avance de las mujeres para estudiar y prosperar en una sociedad machista tienen mucho que ver, pero se trata de un problema muy complejo.

Lo que sí es posible comprobar es la pasividad de la sociedad, en esta caso la india, hacia la violencia que se produce en público. El último caso conocido se ha producido en el plató del programa de televisión Raw Star, en Bombai. La modelo y presentadora del concurso Gauahar Khan se quedó temblando, en shock, después de que Akil Malik, un hombre de 24 años que se encontraba entre el público, fuera hasta ella y la abofeteara.

En un primer momento, y como se puede ver en el vídeo, nadie se dirigió a Malik, nadie obstruyó su entrada y salida del escenario. 2.500 personas presenciaban la escena desde las gradas y 250 guardias de seguridad estaban presentes en el estudio. Nadie le barró el paso. “Siendo musulmana, no debería llevar un vestido tan corto”. Esta es la explicación que, según la policía, les dio Malik después de ser detenido y acusado de acoso.

Impunidad para abusar

Poco a poco, las mujeres indias se organizan para defenderse y castigar a sus agresores; también el Estado trata de incorporar nuevos protocolos de actuación, aunque resultan insuficientes para la magnitud del problema. Las imágenes que nos llegan gracias a usuarios de móviles que los suben a Internet siguen escenificando la impunidad con la que un hombre indio puede abusar de una mujer en público.

Lo muestra otro caso reciente, el de las hermanas Haryana. El pasado viernes, en un autobús que salió de la ciudad de Rohtak, varios hombres empezaron a manosearlas y piropearlas. Ellas se rebelaron y les dieron golpes y azotes con el cinturón. Las imágenes muestran cómo las dos jóvenes tratan de defenderse y liberarse de los acosadores y enseñan la quietud, e incluso las sonrisas, del resto de pasajeros: nadie les prestó ayuda. Hubo quien amenazó a las chicas de que serían violadas y atacadas con ácido si se les ocurría denunciar. El vídeo fue filmado de forma oculta por una mujer.

¿Qué les pasa a los hombres indios? Es muy difícil responder con propiedad. La sociedad y sus silencios, eso parece evidente, son cómplices de la violencia contra las mujeres de la India.


share