PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

No nos importa envejecer; seguiremos siendo bellas

H

 

La artista Andi Schreiber se niega a dejar de mostrar su mundo más íntimo y femenino al mundo, a pesar de la vejez

Luna Miguel

19 Julio 2014 13:18

Envejecer no significa desaparecer, al igual que edad no es sinónimo de decrepitud. Pero en una sociedad en la que todo lo referente a la belleza —ya sea el vello, el peso, el color de la piel— se convierte en un tabú, o en un eterno y encendido debate irresoluble, es normal que aún debamos sacar nuestras mejores armas para reivindicar aquellas cosas que nos importan. La artista Andi Schreiber, de hecho, lleva toda la vida luchando por abrir los ojos al mundo a través de su fotografía. En sus escenas íntimas adivinamos temas que van desde la familia hasta el feminismo, pasando por una de sus mayores obsesiones: el tiempo.

Schreiber ha visto cómo el tiempo ha ido dejando marcas no sólo en su interior, sino sobre todo en su aspecto. Las arrugas, la piel flácida, las varices, la decoloración de un cabello ahora blanquecino o las facciones pronunciadas de un rostro que pone en evidencia una larguísima vida a sus espaldas. ¿Pero son todos esto símbolos y cicatrices algo de lo que avergonzarse? Lo que a la artista norteamericana le preocupa es cómo nuestro mundo a veces nos obliga a ocultar los cuerpos distintos, a hacerlos desaparecer como si nunca hubieran existido. Como si nuestra carne tuviera fecha de caducidad y en un momento dado de nuestra vida ya no pudiéramos enseñarla.

Nuestros cuerpos existen, sí, y serán hermosos siempre y cuando los miremos sin prejuicios. Por eso Andi Schreiber ha decidido retratarse a sí misma en escenas cotidianas en las que no teme mostrar más de lo permitido. Su vientre delgado, sus moratones, sus pechos caídos, su pubis diminuto, sus preciosos labios estriados, etcétera. Lleva la ropa infantil que le gusta, se siente como una niña cuando se hace un selfie, se siente joven cuando se mira al espejo, aunque los pequeños demonios de su cabeza a veces le digan que eso no es así. Belleza, por favor, es todo cuanto ella pide. Belleza, por favor, es todo lo que ella finalmente nos regala.

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

Andi Schreiber

share