PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La impactante campaña de tráfico que hace llorar hasta al corazón más frío

H

 

Las imágenes y su mensaje no han dejado indiferente a nadie.

PlayGround

19 Julio 2017 18:46

Una pantalla de cine donde aparece el siguiente mensaje:

"En 2015 en Cataluña murieron 261 personas en accidentes de tráfico y el año pasado 231. ¿Cuál crees que será la cifra este año?" pregunta una voz en off. Los participantes contestan: "Quizás 200", "Ojalá que fueran la mitad" o "Desearía que 100 como mucho".

La voz en off les plantea "¿ Y si te dijéramos que serían solo tres?"

Como cualquiera de nosotros haría, los participantes responden entusiasmados. "Eso sería más que ideal, pero imposible. Ojalá solo fueran tres". De 200 a tres muertes se reduciría enormente el número de personas que pierde la vida cada año o que sufre lesiones de por vida en las carreteras por accidentes de tráfico. Pero, ¿y si esas tres personas fueran tus hijos, tus hermanos, tu familia?



Con la impactante campaña, el Servicio Catalán de Tráfico pretende concienciar sobre del valor de cada una de las vidas y de que el número aceptable de muertes en las carreteras debería cero. El concepto de "Visión Cero" se utilizó por primera vez en Suecia para conseguir que el número de accidentes en la carretera disminuyera.

Sus resultados, aunque no han conseguido erradicar al 100% las muertes, sirvieron para concienciar a un gran número de personas. La idea defiende que, por mucho que empaticemos con otra persona, nunca podremos entender el verdadero valor de una vida hasta que perdemos alguien de nuestra familia.


La campaña reúne distintos vídeos y perfiles, desde una abuela, una madre, una hermana o un padre primerizo. Ninguno de ellos es actor profesional. La directora de la campaña, Neus Sala, asegura que, para el anuncio, pidió la colaboración de amigos y familiares a través de whatsapp. Una vez que consiguió voluntarios les pidió a sus familias que grabasen un vídeo en el que aparecieran y que no contaran nada a los participantes.

Todas las reacciones fueron iguales: rompieron a llorar cuando vieron a su familia en la pantalla. Durante unos segundos fueron conscientes de que quienes más querían podían morir en un accidente de tráfico. El final del vídeo termina con un mensaje unánime: cero víctimas en la carretera.

share