PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Nunca imaginarías lo que pasa en tu cuerpo cuando dejas de fumar

H

 

Los cambios comienzan a los pocos minutos de fumarte el último pitillo

PlayGround

10 Marzo 2016 18:22

Imagen de Virgian Vastia y Nicholas Constantine

Desde la vena más pequeña hasta tu corazón, fumar daña todo tu cuerpo. Es posible que si llevas fumando más de la mitad de tu vida, pienses que el daño ya está hecho y que aunque lo dejes ya no hay vuelta atrás.

Pero nada más lejos de la verdad.

Ayer se celebraba en Reino Unido el No Smoking Day, cita anual que anima a los fumadores a alejarse de su vicio. Por ese motivo, la British Heart Foundation nos recordaba lo que sucede en nuestro cuerpo inmediatamente después de abandonar el tabaco. Los cambios comienzan a los pocos minutos de apagar el último cigarrillo. A partir de ahí, tu cuerpo empieza a recuperarse de una forma sorprendente.

A los 20 minutos.

Mientras te fumas un cigarro, el humo y la nicotina entran en tu riego sanguíneo y las sustancias elevan tu ritmo cardíaco y tu presión sanguínea. Después de consumir el cigarrillo, ritmo cardíaco y presión sanguínea vuelven a la normalidad al cabo de 20 minutos.

A las 8 horas.

A las 8 horas, el monóxido de carbono, uno de los productos tóxicos que contienen los cigarrillos, empieza a salir de tu cuerpo y recuperas los niveles normales de oxígeno.

A las 24 horas.

Un día después de fumar tu último cigarrillo, tus pulmones comienzan a limpiar la mucosidad y los residuos dejados por el tabaco.

A las 48 horas.

Dos días sin fumar hacen que elimines la nicotina de tu cuerpo. Esta sustancia nubla los sentidos del gusto y del olfato. A partir de las 48 horas ambos sentidos empiezan a recobrar su sensibilidad normal. 

Entre las 2 y las 12 semanas.

Fumar afecta a nuestra circulación, haciendo que nos resulte más costoso desarrollar cualquier tipo de actividad física. A las pocas semanas de consumir el último cigarrillo, notarás cómo tu respiración mejora enormemente y la sangre circula mejor por tu cuerpo.

Entre los 3 y los 9 meses.

A los pocos meses, las toses, las sibilancias y los problemas respiratorios causados por los químicos del tabaco comienzan a disminuir a medida que pulmones se van limpiando y reparando.

Después de un año.

En tan solo un año, un ex fumador logra reducir en un 50% el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Thea Cunningham, investigadora del centro de Investigación del Cáncer de Reino Unido, nos recuerda que "cuando un cigarrillo se quema, se libera un peligroso cóctel de más de 5.000 productos químicos diferentes, muchos de ellos son tóxicos y más de 70 pueden causar cáncer".

Así que no hay duda, lo mejor que puedes hacer con tu cuerpo es dejar de fumar. La decisión es tuya.


share