Actualidad

La próxima batalla por la igualdad de la mujer se librará en el Islam y la fundación Maslaha está sentando las bases

Crecen en occidente los canales que animan a las mujeres musulmanas a sumarse al debate feminista y a que pongan su grano de arena en la lucha por la liberación total

En la batalla por la liberación de la mujer y la lucha por romper las cadenas de la desigualdad, uno de los frentes más duros, pero también uno de los más urgentes, es el de las mujeres musulmanas. La representación del Islam como una cultura y una religión machistas no es caprichosa en ningún caso, y aunque existe un núcleo de mujeres extremadamente fieles a las costumbres que no observan, por ejemplo, llevar hijab como un símbolo de opresión, sino como una tradición inocente que cabe conservar, la causa feminista tiene a esta prenda -por no hablar de las que aún cubren más cuerpo, como el burka- como un factor de necesaria erradicación. Para que la igualdad sea completa en todas partes del planeta -y todavía queda camino, un camino arduo-, es importante que las mujeres musulmanas participen de manera masiva en el debate feminista. Y para que eso ocurra ya se ha empezado a poner remedio.

Aunque las sociedades basadas en el Islam y sus costumbres son en gran parte todavía muy cerradas e impermeables al cambio (cambio desde una perspectiva occidental y basada en las premisas defendidas en la declaración universal de los derechos humanos, no hay que olvidarlo), los movimientos feministas llevan años activándose tímidamente en países como Arabia Saudí, Irán y Paquistán, todavía hoy algunos de los países islámicos con mayor control social -todavía lejos de las sociedades más laxas que podemos observar en Túnez, Marruecos o Argelia-. Esta chispa ha prendido porque las mujeres musulmanas dentro de los países occidentales, ya sean Francia, Alemania o Inglaterra, han ayudado a abrir vías de comunicación a través de internet. Y ahí es donde entra en juego la iniciativa social Maslaha, fundada por la Young Foundation británica con un cometido muy preciso: ayudar a que las mujeres musulmanas puedan participar libremente en el debate mundial sobre las nuevas fronteras que tiene que conquistar la lucha feminista usando como canales páginas web como islamandfeminism.org. La idea es que la mujer musulmana en Gran Bretaña no se sienta aislada, que perciba que la lucha por la igualdad no sólo es un beneficio, sino que es necesario que también la sienta como propia.

Las bases de Maslaha están creciendo a medida que diferentes mujeres, algunas con cargos de responsabilidad en universidades, empresas y el tejido social británico, aceptan entrar en el debate. Y al aceptar entrar, intercambian ideas y se empapan de nuevas perspectivas que poco a poco, como la gota malaya, irán quebrando arquetipos. Es un camino lento, pero con la idea de llegar hasta el final.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar