Actualidad

Todo el horror del mundo cabe en estas cajas

¿Tiene el arte que ser bello para ser arte?

El arte no tiene por qué ser bello, y en ocasiones el arte ni siquiera tiene por qué ser arte. Las instalaciones del célebre Tetsumi Kudo, de hecho, se encuentran en esa frontera entre creación personal y herramienta política, pues a través de ellas no sólo crea mundos oníricos en tres dimensiones, sino también perfectas cárceles de terror, en donde guardar los peores sentimientos y pensamientos del ser humano. Lo monstruoso, lo terrible, lo feo, aquello que más tememos y aquello que más nos repugna es cuando Kudo guarda en sus pequeñas jaulas de basura y de naturaleza muerta. Porque el ser humano es el más muerto de entre los muerto. Porque el sexo masculino es el gusano más viscoso de entre los gusanos. Porque la locura puede guardarse en un cajón, pero seguirá siendo locura para siempre . La obra de Tetsumi Kudo nos hace pensar hasta el desagrado. Sus jardines son una metamorfosis continuas que no nos convertirán en algo mejor, pero que conseguirán que miremos de una manera distinta, quizá, mucho más salvaje.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar