Actualidad

Los científicos logran por primera vez crear hormigas mutantes

Dos estudios independientes han conseguido modificar genéticamente a estos insectos con estructura social organizada

Ya han llegado las hormigas mutantes. El pasado jueves, dos equipos de investigación independientes publicaron en la revista Cell dos estudios pioneros que logran lo que parecía imposible: modificar genéticamente organismos sociales.

Hasta ahora, se había conseguido modificar genéticamente animales como los ratones o las moscas de la fruta pero, por primera vez, estas modificaciones se han hecho en hormigas con una estructura social organizada.

Las hormigas viven en colonias en las que todas ellas tiene un rol establecido: la reina madre, las soldados, las recolectoras o los limpiadores de colonias.

“Las hormigas son sorprendentes ya que con el mismo genoma una puede ser una reina o un trabajador, o un soldado,” declaró Claude Desplan, biólogo de la Universidad de Nueva York y autor de uno de los estudios.

Las dos investigaciones perseguían un mismo objetivo con la alteración genética: modificar el comportamiento social de los insectos.

Y para lograrlo utilizaron la misma técnica de ingeniería genética: la CRISPR-Cas9.

Este método se basa en moléculas bacterianas que actúan como tijeras y “cortan los genes”, en este caso, un componente de los receptores olfativos de las hormigas.

Las hormigas se comunican por feromonas y gracias a cortar y pegar un gen particular llamado orco, se logró dejar su sistema olfativo inactivo casi en su totalidad.

Estas nuevas hormigas mutantes cambiaron radicalmente su comportamiento. Se volvieron asociales, no interactuaban con otras hormigas de la colonia, no buscaban alimentos y no se aseaban en periodos de celo, entre otras actitudes extrañas.

Para los científicos, este nuevo hallazgo podría revolucionar el tratamiento de las enfermedades humanas que afectan a la comunicación social. En palabras de Claude Despan, uno de los autores del estudio: "Si bien el comportamiento de hormigas no se extiende directamente a los seres humanos, creemos que este trabajo se compromete a avanzar en nuestra comprensión de la comunicación social, con el potencial para dar forma al diseño de futuras investigaciones sobre trastornos como la esquizofrenia, la depresión o el autismo que interfieren con él". 

 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar