PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los hombres que se visten como muñecas de látex viven entre nosotros… y ahora salen a la luz

H

 

Un documental de Channel 4 destapa una perturbadora realidad de nuestros días: hay miles de hombres que se disfrazan para parecerse a una muñeca

Mario G. Sinde

11 Enero 2014 13:20

Se conoce como ‘female masking’ o ‘living dolls’ (traducible como ‘muñecas vivientes’ o humanas) y pertenecen a una de esas comunidades que son numerosas en todo el mundo, pero que tienen que vivir su afición de puertas para adentro. No son como los afectados por el síndrome hikikomori en Japón -que es gente que, directamente, rechaza salir de casa-, pero sí un colectivo que, como tiempo atrás las drag queens, tienen que mantener sus gustos en secreto.

La peculiaridad de las ‘living dolls’ es esta: se trata de hombres a quienes no sólo les gusta vestirse como mujeres (y casi siempre desde una opción heterosexual, estando felizmente casados en algunos casos), sino que además se aplican prótesis de látex en la cara y en todo el cuerpo, como una especie de capa de neopreno, para parecer una muñeca hinchable. Según fuentes fiables, hay miles de personas en el mundo desarrollado (especialmente en Japón, Estados Unidos y Europa) que se disfrazan habitualmente de muñeca viviente. Pero su afición aún no es comprendida por el resto de la sociedad y la mayoría han tenido que optar por llevarla a cabo en la intimidad de su hogar.

Es de este fenómeno sobre lo que versa Secrets of the Living Dolls”, una serie documental de la cadena británica Channel 4 que ha conseguido por primera vez romper el tabú y convencer a algunos de estos hombres que se disfrazan como muñecas de silicona para que hablen y expliquen el por qué de su afición y su dedicación, y sobre todo para que compartan la parte dura del asunto, que son los malentendidos con su pareja y con su comunidad, que no siempre comprende que debajo de la piel de plástico se esconde un hombre normal.

El ‘female masking’ es un fenómeno que se remonta a 1998, cuando apareció la primera comunidad en Estados Unidos de hombres que no sólo deseaban vestirse como mujer, sino también parecerlo gracias a las prótesis faciales. Durante más de una década ha sido una subcultura marginal, pero el interés por sus razones (y también el número de ‘militantes’) se ha disparado, siendo 2013 el año en el que los ‘hombres de silicona’ empezaron a llamar la atención de verdad. Y quizá esto sea sólo el comienzo de un boom aún mayor: necesitamos una nueva alteración en la fuerza, una nueva sacudida freak, y podría ser esta.

Puedes ver el primer episodio de la serie de Channel 4 a continuación:

share