Actualidad

Sí, los hombres son el doble de fértiles en verano

Cuando los anticonceptivos eran poco comunes, la mayoría de cumpleaños en el hemisferio Norte se celebraban en mayo y junio

Que en verano hay más tiempo y que hace más calor es una realidad. Y que parece que las feromonas y la testosterona vuelan en el aire como mosquitos también. Y que pican, también. Lo que no sabíamos hasta ahora es que los espermatozoides se mueven alrededor del 65% en verano frente al 50% de media que se mueven en invierno. Y eso hace que las posibilidades de dejar embarazada a alguien sean un 15% mayores.

Lo dice un estudio del Centro de Incapacidades Reproductivas del Hospital Universitario de Parma (Italia), que también ha concluido que los hombres pueden llegar a ser el doble de fértiles en verano. El estudio se ha practicado a lo largo de 11 años, sobre 5.188 hombres con problemas de fertilidad.

Para que los espermatozoides sobrevivan al viaje dentro del cuerpo de una mujer y fecunden un óvulo, tienen que moverse. Al menos el 40% de ellos. Y lo que provoca que se muevan son hormonas como la testosterona.

Al igual que sucede con algunos animales, el cuerpo humano regula la emisión de hormonas en más o menos cantidad, dependiendo de la temporada del año más adecuada para que nazca la vida.

Por eso se explicaría que los hombres segregaran más testosterona, y que sus espermatozoides se movieran más rápido en verano: el cuerpo reclama que los niños nazcan en primavera, que es cuando hay más horas de sol y el frío o el calor no son extremos.

En España, por ejemplo, de 1975 a 1987 y sin excepción, el mes con más nacimientos fue mayo (9 meses después de agosto, el mes más cálido del año), según los datos de la Estadística del Movimiento Natural de la Población. En los últimos años, sin embargo, los picos de nacimientos se situaron en septiembre y octubre.

¿Los motivos? Con el tiempo la tendencia ha cambiado debido a la mayor incorporación de anticonceptivos y al cambio en los hábitos. Otra de las razones, según otro estudio de la Universidad de Michigan, ponía como motivo la comodidad y el éxito de un embarazo en determinadas épocas del año.

En Estados Unidos ocurre algo similar que en España en los últimos años: la mayoría de nacimientos se producen ahora en los meses de agosto y septiembre, lo que significa que se planea tener un hijo en las vacaciones de Navidad. Independientemente del calor, la ciencia ha permitido al ser humano controlar sus propios ciclos. Aunque el cuerpo del hombre, por naturaleza, parece que seguirá doblemente fértil en verano.

El cuerpo reclamaría que los niños nazcan en primavera, que es cuando hay más horas de sol y el frío y el calor no son extremos

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar