Actualidad

Arrestan en Indonesia a 141 hombres acusados de celebrar una "fiesta gay"

La comunidad LGTBI de Indonesia vive desde hace 18 meses una oleada de represión sin precedentes

Doc. North Jakarta Resort Police

La oleada de represión que aterroriza a la comunidad LGTBI en Indonesia desde hace 18 meses sigue sumándose víctimas.

El domingo por la noche la policía irrumpió en una sauna gay del norte de Yakarta, donde tenía lugar una presunta fiesta sexual llamada "The Wild One", para terminar arrestando a 141 hombres, según dijo a la CNN el portavoz de la policía, Argo Yuwono. Un acto discriminatorio que tiene lugar después de que dos hombres fueran sentenciados la semana pasado a 85 latigazos por tener relaciones sexuales en la provincia conservadora de Aceh.

A pesar de que en Indonesia el sexo entre personas del mismo sexo solo es ilegal en Aceh, las autoridades ya han acusado a 10 de los presentes en la sauna de violar las leyes pornográficas del país basándose en pruebas como preservativos, grabaciones y colchones. El resto de las víctimas permanecen detenidas mientras son investigadas, según añadió Argo a la CNN. "Todavía estamos investigando a los arrestados uno por uno, esto lleva tiempo".

Este caso es solo el último de una serie de ataques y discriminaciones sin precedentes en el país que las autoridades han perpetrado contra la comunidad LGTBI. Porque como alertó Yulita Rustinawati, del grupo de activistas LGTBI Arus Pelangi, los detalles de la incursión de este domingo no fueron claros. "La represión ha ido en aumento desde hace dos años. Es malo para la democracia y para la libertad de expresión. No estamos seguros de lo que el gobierno está tratando de lograr. Somos queers y no nos marcharemos a ninguna parte", añadió Rustinawati.

                                                                                                                                                                                 Página Siete

Se trata de una realidad que, como también aseguró a la CNN el investigador de Human Rights Watch, Andreas Harsono, está sembrando el terror en la comunidad. "Hay tanto miedo, me encuentro con ellos casi todos los días. He estado ayudando a muchos de ellos a escapar de arrestos o dándoles asesoramiento para hacer frente a los abusos".

Sin embargo, en un futuro la sombría realidad en la que vive inmersa la comunidad podría ser mucho peor. En estos momentos, el Tribunal Constitucional de Indonesia está analizando la petición de un grupo conservador que propone ilegalizar la homosexualidad en todo el país.

En el caso de que el tribunal falle a su favor, la democracia de Indonesia podría empezar a sufrir un deterioro aún más severo que condenará a muchas personas de por vida. "Los derechos LGTBI van de la mano de los derechos de las mujeres y de la libertad religiosa de las minorías. Todos están sufriendo un lento declive en Indonesia. Lamentablemente, al mismo tiempo estamos viendo el surgimiento del fundamentalismo islámico", lamentó Harsono.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar