PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El hombre que vendió su espalda tatuada a un coleccionista de arte

H

 

Cuando Tim Steiner muera, la piel de su espalda será arrancada y formará parte de la colección personal de arte de Rik Reinking. De momento, se expone en galerías de arte

alba losada

03 Febrero 2017 06:00

Hace una década, Tim Steiner, entonces gerente de un salón de tatuajes en Zurich, recibió una llamada de su novia. La chica le hizo una propuesta: convertirse en un lienzo humano. El objetivo era plasmar en su espalda la obra de arte del artista belga Wim Delvoye, conocido por su polémicos tatuajes en cerdos.

"Me llamó por teléfono y yo respondí espontáneamente: 'Me gustaría hacerlo'", dijo Steiner a la BBC al explicarles su historia.

Después de 2 años y 40 horas de tatuaje, su espalda se convirtió en una singular obra de arte a la que el artista llamó TIM. "La obra de arte está en mi espalda, yo solo soy el hombre que la lleva encima".


Tim Steiner being tattooed by Wim Delvoye


En 2008, Delvoye vendió el "lienzo" a un coleccionista de arte alemán, Rik Reinking, por 150.000 euros. Steiner recibió parte del dinero. Desde entonces, su espalda pertenece a Reinking y cuando muera su piel será arrancada y pasará a formar parte de la colección de arte del alemán. "Mi espalda es el lienzo, yo soy el marco temporal", comenta Steiner con total tranquilidad.

Algunos creen que se trata de una idea macabra, lo de arrancar su piel para exhibirla en el futuro como si de un lienzo normal se tratara, pero Steiner no lo ve así. De hecho, tiene una justificación histórica para ello. "Es un concepto antiguo. En la historia del tatuaje japonés se ha hecho muchas, muchas veces. Si está bien enmarcado y se ve bien, no creo que sea una mala idea".


Tim Steiner models his tattoo at mona in Hobart, Australia


Además de ceder los derechos sobre su piel cuando fallezca, Steiner también se comprometió, como parte del trato, a exhibir el tatuaje en galerías de arte al menos 3 veces al año.

Ya ha pasado por ciudades como Zurich, Londres, Shanghái y París. Pero la exposición que recuerda con más exactitud es la que tuvo lugar el año pasado, durante el décimo aniversario del tatuaje, en el Museum of Old and New Art (Mona) en Hobart, Tasmania. Trabajando 5 horas al día, 6 días a la semana, durante todo un año, es la exposición más larga que ha hecho hasta la fecha.


Tim Steiner during his first stint at Mona in 2012


Fue una dura tarea en la que hubo cabida para toda clase de estados de ánimo. En algunos momentos sentía que estaba tocando el cielo y en otros que se adentraba en el "infierno". "Siéntate en un taburete con las piernas colgando, con la espalda recta y sujetándote las rodillas durante 15 minutos. Verás que es difícil. Yo hice eso durante 1.500 horas y fue la experiencia más intensa de mi vida".

La gente no está acostumbrada a ver a una persona convertida en arte en una galería. Algo que ha hecho que muchos crean que es una escultura y que otros le hablen o le toquen para comprobar si es una persona.

Pero él nunca contesta ni se mueve. Es como si al entrar en la galería dejara de ser Steiner y todo él se convirtiera en la obra de Delvoye.

"Un día, simplemente, TIM se quedará allí, hermoso".


Tim Steiner at the Louvre in Paris



[Vía BBC]

share