PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El hombre que se cortó la nariz para parecerse a un villano de Marvel

H

 

Henry Damon no está loco

Guiem Alba

07 Febrero 2015 08:37

Todos hemos visto tatuajes, piercings y dilataciones. Pero hay gente que va mucho más allá y se somete a cirugía que cuestiona su propia naturaleza humana. Para ellos, no es solo una cuestión estética: la modificación corporal extrema es parte de su personalidad.

Es el caso de Henry Damon, un venezolano que sueña con parecerse a Red Skull, el supervillano de Capitán América. Para ello, ha empezado un espeluznante proceso de modificación facial.

Damon lleva el body art a otro nivel: ha llegado incluso a cortarse la nariz para conseguir un aspecto más cercano a Red Skull. También se ha tatuado los globos oculares de negro y se ha colocado implantes de silicona bajo la piel.

La transformación de Damon no ha hecho más que empezar. "Aún le quedan los implantes de silicona en los pómulos, en las mejillas y en la barbilla. Luego, se tatuará toda la cara de rojo y se convertirá en Red Skull".

El que habla es el doctor Emilio González, que está al mando de la transformación de Henry Damon. González es una de las mayores autoridades en cirugía artístico-corporal.


El recorte nasal y los implantes son solo el principio de su camino hacia convertirse Red Skull


Tanto Damon como el Doctor González y muchos otros fanáticos del body art se encontraron hace unos días en la Venezuela Expo Tattoo, una convención donde hemos podido ver algunas de las modificaciones corporales más extremas.

Allí estuvo también María José Cristerna, la mujer vampiro que apareció en el Libro de los Récords después de someterse a 49 modificaciones corporales.

Cristerna es un personaje muy conocido en la escena del body art. Tiene implantes en la frente, en los hombros y en el pecho; todo el cuerpo tatuado y cientos de piercings colgando. También tiene los dientes afilados.

`

Quizá muchos puedan sentir prejuicios por su aspecto físico, pero ellos no están locos. Al contrario, tienen una vida perfectamente normal, que compaginan con la pasión por este arte extremo. 

Henry Damon (o, como él prefiere que le llamen, Red Skull) tuvo que superar una serie de tests psicológicos antes de someterse a esta cirugía extrema. Su día a día es bastante corriente: está casado y tiene un hijo.

"Mis pacientes saben que la modificación corporal es el último paso del body art. Todos saben muy bien lo que quieren, como Henry, y muchos me esperan años para hacer realidad sus sueños", comenta el doctor González.

Cristerna está divorciada y tiene tres hijos. El maltrato al que le sometió su ex pareja fue determinante para convertirse en la mujer vampiro. Ahora, es una mujer mucho más respetada. Según contó una de sus amigas en Daily Mail, en su pueblo "muchos la veneran y aceptan sus bendiciones, como si fuera una diosa con poderes místicos".

Antes de su transformación, Cristerna era abogada; ahora da charlas sobre violencia doméstica a mujeres maltratadas, también es video jockey y, por supuesto, celebridad del body art. Pese a los cambios, ella asegura que siempre se sintió diferente.

Tanto Red Skull como la mujer vampiro decidieron pasar por el quirófano para cambiar de identidad. No solo querían dejar de ser hombres ni mujeres, ellos ansiaban ir más allá: dejar de ser humanos para convertirse en seres mitológicos o villanos de ficción.

¿Hay algo de malo en no sentirse parte de nuestra especie? Quizá ese es un debate que no está reservado a los humanos.


No se sienten hombres ni mujeres; quieren dejar de ser humanos



share