PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El enfado de los fantasmas azules: los hologramas se manifiestan en Seúl

H

 

¿Estamos ante una nueva era en la protesta social?

PlayGround

25 Febrero 2016 16:03

Para celebrar el tercer aniversario de Park Geun-hye al frente del Gobierno de Corea del Sur, los ciudadanos de Seúl han decidido convocar una manifestación de repulsa contra la administración de su presidenta.

Pero no una manifestación al uso. Esta vez, los manifestantes eran hologramas.

"¡Prométenos la democracia! ¡Prométenos la libertad de reunión!", gritaban cientos de fantasmas azules mientras cruzaban una pantalla transparente instalada frente al palacio de Gwanghwamun Square, en el centro histórico de la capital.

La manifestación, convocada por Amnistía Internacional Corea, ha seguido la estela de la primera manifestación de hologramas del mundo, convocada en abril del 2015 en Madrid en contra de la Ley Mordaza aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

En Corea, los protestantes fantasmales se han manifestado en contra de los intentos del Gobierno de crear una ley de seguridad ciudadana que replica la existente durante la Guerra Fría.

Esta nueva ley, prohibiría las manifestaciones y consideraría ilegales ciertos discursos de contenido político.

"La libertad de expresión y de reunión se ha deteriorado desde que Park Geun-hye asumiera el cargo", ha declarado Ahn Se- Young, director de campaña de Amnistía Corea. "¿Por qué podemos celebrar reuniones aquí solo como fantasmas? Esto es lo que queremos preguntar".

La manifestación, convocada por Amnistía Internacional Corea, ha seguido la estela de la primera manifestación de hologramas del mundo convocada en abril del 2015 en Madrid en contra de la Ley Mordaza aprobada por el Gobierno de Rajoy.

A principios de febrero, Amnistía internacional pidió permiso para realizar una manifestación humana en Seúl. Su petición fue rechazada por la policía que alegó que los manifestantes podrían interrumpir el tráfico.

De la negativa nació la idea de organizar una reunión virtual en la que se filmaron 120 participantes gritando consignas que los ciudadanos coreanos subieron a la página de Amnistía.

Aún así, la policía advirtió a los organizadores que los hologramas debían ser estrictamente un festival cultural, no una manifestación.

"Vamos a impedir que cualquier persona cante junto al holograma o exprese una voluntad colectiva. Eso es una manifestación", aseguró el mayor Lee Sang en una rueda de prensa.

¿Tiene el mismo valor una proyección que la reunión física de un colectivo de personas unidas por una misma causa?

¿Llegará el día en que un Gobierno prohiba también las manifestaciones de hologramas por considerarlas peligrosas para sus intereses?


Loading the player...

share