Actualidad

La historia del mayor macarra de Nueva Zelanda va a emocionarte

El viejo Martyka Brandt, miembro de la banda maorí más temida de la isla, protagoniza este sorprendente documental de Tom Gould

A los 15 años, Martyka Brandt se escapó de una institución mental con un coche robado. De salir en los periódicos locales pasó a vivir en la calle. A los 20 ya era pandillero, se le conocía como Skin, y en los setenta fue piloto de carreras. Brandt alcanzó la libertad con mayúsculas, aquella que asociaba con hacer el mal siempre que quisiera y a quien quisiera, al convertirse en uno de los primeros pakeha (blanco) en ser aceptado en la banda maorí Mighty Mongrel Mob, la más grande de Nueva Zelanda.

Por si esta historia no fuera suficiente para rodar un gran documental, el cineasta y fotógrafo Tom Gould halló en el temible y tatuado Brandt algo que no esperaba. En el cénit de su carrera delictiva, el mayor macarra de Nueva Zelanda se convirtió en un devoto padre de familia. Padre soltero. “Nunca había llorado, ni reído, ni abrazado antes. Nunca había tenido sentimientos”, explica Brandt en el documental Skin. Enemigo de las leyes, las responsabilidades y el mundo adulto, los diez niños que ha criado muestran a Brandt la otra libertad, la que le fue negada: la que implica dejar de huir, en todo momento y a toda velocidad, de sí mismo.

Vídeo

SKIN from Tom Gould on Vimeo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar