PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El fotógrafo nazi que acabó siendo conmemorado como una víctima del Holocausto

H

 

Un error doloroso de descubrir

alba losada

24 Febrero 2017 12:07

En vida, Franz Anton Stapf fue un fotógrafo nazi que dedicó algunos de sus años a servir al Tercer Reich.

Sin embargo, hoy su nombre se encuentra en el Yad Vashem de Jerusalén, el Centro Mundial para el Recuerdo del Holocausto, y en el monumento del Museo Hollandsche Schouwburg de Amsterdam, grabado en el cristal entre el de miles de judíos.

¿Cómo pudo ocurrir algo así?

Resultado de imagen de yom hashoah

Todo fue fruto de una confusión administrativa que llevó a concluir que había desaparecido durante la guerra o en sus años posteriores.

"En 1950, el expediente de Stapf rezaba 'terminado', lo cual pudo interpretarse en la posguerra como que estaba desaparecido o muerto. Una década después, se elaboró una lista oficial para homenajear a los judíos muertos, con unos 100.000 nombres por cotejar, entre ellos el suyo. A pesar de que se indagó en su pasado, no se encontró nada. De modo que cerraron el caso", dijo a El País el investigador del Instituto para el Estudio de la Guerra, el Holocausto y el Genocidio y coautor del libro que acompaña a la exposición Ciudad en Guerra, Erik Somers.

En vida, Franz Anton Stapf, había sido un fotógrafo nazi que dedicó parte de su vida a servir al Tercer Reich. Pero, al morir, se le conmemoró como si hubiese sido un judío muerto en el holocausto.

Para realizar dicha exposición, el Archivo Municipal de Ámsterdam, ha rescatado, recientemente, las fotos de Stapf y la de otros profesionales que ilustran cómo fue la vida cotidiana y la resistencia de la ciudad entre 1940 y 1945. De este modo, podemos observar aquellos días del siglo XX a través de la mirada de un nazi.

Resultado de imagen de Franz Anton Stapf photos

Entonces, ¿quién era realmente Stapf?

En 1935, después de dejar su Frankfurt natal, empezó a trabajar como fotógrafo en Ámsterdam. Como también explicó Somers a El País, durante los primeros años, mientras pateaba las calles de la ciudad, no manifestó ninguna ideología política. Pero, con la ocupación nazi de 1941, todo cambió. Se puso el uniforme y, con su cámara Leica, hizo las fotos que acabarían publicadas en la prensa antisemita alemana y holandesa.

Al llegar la guerra, en 1941 y 1943, luchó con el ejército alemán en el Frente Oriental y, también según Somers, en 1944 desapareció. No se supo nada más de él desde entonces. Pero siguió vivó hasta 1977.

Después su nombre descansaría durante años con el de todos los judíos que figuran en el registro del Holocausto. Un error que, como reconoció Somers al mismo diario, fue doloroso de descubrir.

[Vía El País]

share