Actualidad

Una transgresora hipótesis intenta explicar el origen de la energía oscura que hace que el Universo se expanda

Una ley fundamental de la física se habría violado en los primeros días después del Big Bang

Durante décadas, los científicos se han peleado con el hecho de que nuestro universo se expanda. La lógica invita a pensar que la gravedad debería tirar de las galaxias, acercar las unas a las otras, pero en los años 90 se descubrió que el Universo conocido no solo se expandía, sino que además lo hacía a un ritmo acelerado. ¿La causa? Todo apuntaba a la energía oscura.

La energía oscura —no confundir con la materia oscura, porque es lo mismo— es una forma de energía que se estima que constituye alrededor del 68% de la energía en el Universo observable y que tiende a ejercer una presión de negativa, de carácter repulsivo. Sin embargo, aunque existan evidencias, nunca se ha observado directamente y se desconoce de dónde procede.

Un nuevo estudio publicado en Physical Review Letters podría aclarar las dudas. ¿Su hipótesis? Lo que sucedería es que una de las leyes físicas fundamentales que aprendimos en la escuela no se cumplió en los primeros días tras originarse el Universo.

Se trataría de la ley de la conservación de la energía que establece que "la energía no se puede crear ni destruir, solo puede cambiar de forma". Es la base de la física, pero los autores de este estudio afirman que el Universo podría haber filtrado sutilmente energía en sus primeros momentos de vida, algo que explicaría la aparición de energía oscura que existe en la actualidad. Habría sido una pequeña violación de ley, una cantidad pequeña de energía, y por eso, argumentan, no lo habríamos notado.

El Universo podría haber filtrado sutilmente energía en sus primeros días de 'vida'

 

El Univserso se expande a un ritmo acelerado debido a la fuerza de energía oscura

Einstein tenía sus sospechas, aunque no llegó exactamente a esta hipótesis. En 1917, el genio pensaba que el Universo era estático —que ni se encogía ni expandía— e intentaba encontrar un porqué. Creyó que la falta de contracción gravitacional se debía a que existía una fuerza que debía estar 'tirando' desde otro lado, manteniendo el Universo intacto, y lo llamó la constante cosmológica.

A pesar de que en 1929 él mismo descartó su teoría al comprobar que el astrónomo Hubble había mostrado las primeras señales de que el Universo se expandía, los científicos de 1990 retomaron su idea, aunque proponiendo una nueva nomenclatura. Para ellos, lo que el físico alemán había definido como constante cosmológica era en realidad la energía oscura.

Aquellos científicos establecieron que la energía oscura sería la constante cosmológica de Einstein y que surgiría del espacio vacío. En ese espacio abundan 'partículas extrañas' que entran y salen, y una de esas partículas extrañas podría ser la energía oscura que estaría empujando a las galaxias.

El único pero de todo lo anterior es que no salían las cuentas. La cantidad de energía oscura estimada no encaja con el ritmo al que se expande el Universo. Así que parecía haber dos opciones: o se está midiendo mal o la energía oscura no brotaba del espacio vacío.

Aquí radica la novedad de la nueva hipótesis que cuadra esas cuentas de una manera muy sencilla: el desajuste se acabaría si el Universo hubiera cedido energía en sus primeros días.

"La energía de los componentes de la materia puede ser cedida al campo gravitatorio, y esta pérdida de energía se comportará como una constante cosmológica", dice la investigadora Lisa Zyga. " De ahí que una pequeña pérdida o creación de energía en el pasado puedan tener consecuencias importantes en la actualidad a gran escala".

Su hipótesis se ha calificado de interesante, aunque necesita ser corroborada.

[Vía Science Alert]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar