Actualidad

El hermano de Botín puede acabar entre rejas por su culebrón con un Picasso

El millonario intentó sacar de España el cuadro "Cabeza de Mujer" del artista malagueño.

Arte PG

"Cabeza de Mujer" es uno de los pocos ejemplares que existen de la etapa Gósol. Corresponde a la época en la que el pintor malagueño se aisló durante los meses de verano en 1906 y fue crucial para el surgimiento del cubismo. Valorado en 26 millones de euros, Jaime Botín, hermano del fallecido Emilio Botín y exdirector de Bankinter, lo compró en 1977.

En 2012 la casa de subastas Christie's solicitó permiso en nombre de Botín para exportar la obra a Reino Unido ya que el cuadro, supuestamente, se encontraba en la vivienda del Banquero en Pozuelo (Madrid). El Ministro de Cultura rechazó entonces la petición alegando la "inexportabilidad de la obra" debido a la importancia de esta y "por no existir una obra semejante en territorio español". La decisión también la apoyó la Audiencia Nacional.

Un empleado de Christie's comunicó que la petición había sido un error y que, en realidad, "la obra siempre estuvo en el extranjero". Así era. El cuadro se encontraba en el interior del velero Adix, propiedad de Euroshipping Charter Company, una empresa panameña cuyo principal accionista es Botín.

Ante la negativa del ministro de Cultura,  Botín alegó entonces que el "cuadro fue pintado en el extranjero, se compró en el extranjero y allí había tenido siempre su domicilio permanente".

La Guardia Civil registró el velero para buscar el cuadro. Encontraron todo tipo de obras famosas de su colección privada pero no el Picasso. Finalmente, en 2015, el Servicio de Aduanas francés contactó con la Guardia Civil para informar de que había localizado el cuadro en el interior del barco.

Este estaba atracado en Córcega y el objetivo era llevarlo a Suiza. Los agentes de desplazaron a la isla, y trajeron de vuelta la obra, que desde entonces está depositada en el Reina Sofía a la espera de la resolución del caso.

A principios de junio de este año, el juez Enrique Presa archivó la causa presentada contra el patrón del barco, Paul Frederick Goss, que estaba al mando del velero cuando fue incautado el cuadro. El magistrado asegura que Gross no tenía constancia de que la oba del pintor malagueño se econtrara en el interior del velero.

El magistrado ordenó también reabrir un procedimiento abreviado contra Botín por presunto contrabando. Se le acusa de haber sacado el cuadro fuera de las aguas jurisdiccionales españolas y de haber desobedecido la orden de prohibición impuesta por el Ministerio de Cultura y la Audencia Nacional.

La Fiscalía pide cuatro años de prisión y una multa de 100 millones de euros para Jaime Botín por un delito de contrabando. También solicita que la obra se declare partimonio de dominio público español.

La defensa de Botín alega que navegar por el Mediterráneo dentro de aguas de la Unión Europea con el cuadro a bordo no infringía la prohibición de exportar. "Nunca pensamos que esa circunstancia iba a constituir un contrabando", asegura el abogado del exbanquero. Algo que no resulta muy convincente, teniendo en cuenta los conocimientos en materia de exportación del expresidente de Bankinter.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar