PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Cae una banda que prostituía y obligaba a abortar a mujeres nicaragüenses

H

 

Las víctimas tenían que deshacerse de embarazos de hasta cuatro meses sin ningún tipo de seguridad.

PlayGround

08 Mayo 2017 16:08

La trata de personas sigue siendo una de las asignaturas pendientes de las autoridades. Por ejemplo, mueve más dinero que el tráfico de armas y de drogas, por la facilidad que supone transportar personas.

La Policía Nacional española ha destapado este fin de semana en Murcia una red de trata que explotaba a mujeres nicaragüenses. Las cabecillas son dos hermanas, también de Nicaragua, que valiéndose de la confianza e incluso, del parentesco con las chicas, las engañaban para traerlas a España. Les hacían préstamos de hasta 3.500 dólares para comprar el billete bajo la promesa de darles trabajo. Como compromiso de pago, a algunas de las mujeres las hacían firmar un contrato de venta de alguna propiedad en Nicaragua, a favor de la madre de las supuestas tratantes.


Las cabecillas son dos hermanas,también de Nicaragua, que valiéndose de la confianza e incluso, del parentesco con las chicas, las engañaban para traerlas a España. Les hacían un préstamos de hasta 3.500 dólares para comprar el billete bajo la promesa de darles trabajo.



Las víctimas llegaban primero a Barcelona, con un permiso de turista, y después eran trasladadas a Murcia. Allí las explotaban, primero, laboralmente, en trabajos domésticos o cuidando a personas mayores con salarios muy bajos. Los intereses de la deuda subían cada vez más y varias miembros de la red les quitaban parte del dinero que ganaban. Por eso les ofrecían prostuirse, para poder ganar más y devolver el dinero prestado. Se trataba de un círculo vicioso que nunca acaba porque jamás conseguían pagar la deuda.


Las víctimas era obligadas a prostituirse para pagar la deuda. Muchas se quedaron embarazadas y les indujeron un aborto mediante pastillas, sin supervisión médica y en el cuarto mes de gestación. Las cabecillas enterraban los fetos.



La Policía, además, ha asegurado que en el domicilio donde tenían a las víctimas había pastillas abortivas en grandes cantidades. Según relatan las autoridades, las mujeres eran obligadas a abortar si se quedaban embarazadas ejerciendo la prostitución. Las interrupciones se hacían sin ninguna supervisión médica y algunas de las víctimas estaban tenían que hacerlo con embarazos de hasta de cuatro meses. Las mismas cabecillas de la red enterraban a los fetos.

La operación empezó el pasado noviembre, cuando se detectó que varias chicas estaban siendo explotadas en Murcia. Entre los detenidos, además de las dos hermanas, también hay otras 9 mujeres y 4 hombres, con edades comprendidas entre los 26 y 28 años y de distintos orígenes:  España, Bolivia, Nicaragua, Marruecos, Guinea y Bélgica.

Las víctimas se encontraban en una precaria situación económica y con cargas familiares. Un perfil que se repite siempre en las víctimas de la trata.

[ Vía El País]

share