PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

En la Vía Láctea hay millones de planetas huérfanos que vagan en la oscuridad

H

 

Son mundos errantes de un tamaño similar al de la Tierra pero que no tienen un Sol

astrid otal

26 Julio 2017 12:13

En la oscuridad del espacio hay planetas que no tienen un Sol. Son mundos huérfanos, como se les suele llamar, y resultan tremendamente difíciles de detectar. Si celebramos la existencia de Trappist-1 o de los últimos 10 mundos rocosos potencialmente habitables más allá del Sistema Solar se debe a que los astrónomos los descubren al captar una variación de luz de la estrella que orbitan. Cuando pasan por delante de ella, bloquean parcialmente su luz y se toma la señal de que allí, en ese punto, hay algo.



Por eso es más fácil que se nos escapen los exoplanetas nómadas que vagan sin que reciban el calor del astro. Pero un grupo de astrónomos polacos del Observatorio de la Universidad de Polonia ha realizado un amplio estudio en el que apunta que podría haber miles de millones de huérfanos en la Vía Láctea y que no es del todo imposible descubrirlos.

Se basaron en la técnica microlente gravitatoria que consiste en observar curvas de luz para identificar planetas varados entre dos estrellas. El efecto se produce cuando un cuerpo dentro de un campo gravitacional distorsiona la luz de una estrella situada al fondo al pasar por delante. Su gravedad hace que se amplifique como si fuera una lupa gigante. Según el tamaño del objeto, el efecto puede durar unas pocas horas o días.

La investigación, que publica la revista Nature, examinó las observaciones de 2.617 de estas distorsiones capturados por el telescopio de Chile entre 2010 y 2015. Supera ampliamente a un estudio anterior de 2011 que analizó 474 eventos. Lo que encontraron es que las distorsiones de luz solo habían durado medio día en la mayoría de los casos, lo que sugiere que los mundos errantes posee un tamaño similar a la Tierra. Los planetas del tamaño de Júpiter serían diez veces menos comunes de lo que se pensaba.

"Creo que nuestras observaciones ayudarán a restringir las teorías de formación de planetas", manifestó Przrmek Mróz, estudiante de doctorado de la Universidad de Varsovia. "Durante mucho tiempo los científicos han predicho que algunos planetas pueden ser expulsados de sus sistemas padres durante el proceso de formación del planeta. Tales planetas no emiten luz, por lo que la microlente gravitacional es la única técnica que puede detectarlos".

Unas misiones que podrían sacarlos de la oscuridad para incluirlos en el censo planetario.

share