Actualidad

Así hackea Kalen Hollomon las campañas de moda

El artista americano utiliza el collage para reflexionar sobre el discurso implícito de la publicidad

Cara Delevingne se levanta la camiseta para enseñar sus pectorales masculinos.

Una modelo en ropa interior enseña sus musculadas y velludas pantorrilas de futbolista a la cámara.

A la famosísima portada de Kim y Kanye en Vogue USA se han unido dos actores porno en plena faena, a Rihanna le ha salido pelo en el pecho, y la pose hierática de Daria Werbowy en Céline ya no lo es tanto si un artista invitado le lame la parte trasera…

Kalen Hollomon recorta y pega retratos para jugar con la identidad de género, los tabúes sexuales que la publicidad convencional siempre sugiere, pero nunca muestra, y la actitud del observador acostumbrado a contemplar siempre las mismas escenas.

Su procedimiento pasa por utilizar escenas cotidianas, tomadas furtivamente con su iPhone en las calles y el metro de Nueva York, y la consecuente superposición a otros cuadros de costumbres vistos centenares de veces. La estrategia es aparentemente sencilla, pero el resultado consigue una enorme potencia expresiva. Tal vez porque se dedica a exponer un elemento, el sexo, tan presente en el imaginario colectivo como oculto (y sugerido) en las imágenes convencionales.

Por eso la moda, maestra en explotar las alusiones veladas y jugar a la trangresión sin mancharse las manos, es uno de sus terrenos favoritos. Las campañas, además, siempre suelen recurrir a los mismos elementos y las mismas poses, por lo que resulta muy sencillo reventar su contenido.

Hollomon pertenece a esa generación de artistas visuales que utiliza el smartphone y las redes sociales para dar a conocer su obra. Y teniendo en cuenta que muchos de sus collages cuentan con trozos de imágenes sacadas a personas anónimas en lugares públicos, su trabajo también es una reflexión sobre las borrosas fronteras que delimitan la privacidad y la intimidad en la era de la sobreexposición digital. Según el artista, que suele colgar muchas de sus piezas en los pasillo del metro o en los muros de las calles más transitadas, hasta ahora nadie se ha quejado.

Por supuesto, la industria de la moda ya se ha fijado en su obra. Y en la línea de firmas como Kenzo o Prada, que utilizan recortables en sus campañas publicitarias, Hollomon ya ha trabajado con Vogue, superponiendo modelos de la semana de la moda de París en las calles de Nueva York, y con la diseñadora Tabya Taylor, para la que creó un catálogo a base de collages.

Obviamente, ninguno de estos proyectos patrocinados tienen la fuerza crítica de sus obras artísticas. Para disfrutar de sus collages más explícitos y subversivos, hay que visitar su Instagram.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar