Actualidad

Lo que más me gusta de ti son tus entrañas

La artista Aitch nos regala una bella colección de vísceras, tatuajes, corazones y motivos tropicales

Si pudiéramos ver nuestras venas, cuales cauces diminutos, llevar nuestra sangre hasta el centro del cuerpo. Si pudiéramos parir a niños tatuados con historia y dibujos de animales mitológicos. Si pudiéramos llevar flores en los pies y en las muñecas, o cosernos guirnaldas muy cerca de los oídos. Si pudiéramos vestir nuestro esqueleto solamente con una túnica. Si pudiéramos trotar con nuestros músculos, como si fuéramos caballos de piel roja. Si pudiéramos ver las estrellas con las cuencas de nuestros cadavéricos ojos, entonces la vida no sería tan extraña, porque se parecería demasiado a las ilustraciones de Aitch. Bajo ese nombre diminuto, se esconde una artista de gran tamaño. Su trazo recuerda al de un tatuador antiguo, y su alegría tropical provoca que los temas más sórdidos se vuelvan fiestas entre sus pinceles. Nadie colorea a los gatos y a los corazones como ella lo hace. Nadie nos provoca temblores (de amor, y también de miedo) como ella lo hace. Y nadie nos enternece tantísimo con su visceralidad como ella, en cada pigmento, lo hace.

1

2

3

4

5

6

67

8

4

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar