Actualidad

Estos son los datos de la corrupción en el Vaticano que escandalizan a medio mundo

Los cardenales contra el Papa, el Papa contra los cardenales, y los fieles en medio

Aunque esté arrestado por la Policía Vaticana, el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda y la relaciones pública italiana Francesca Chaoui han cumplido con la misión que les encomendó el papa Francisco.

El pontífice les nombró a ambos para que trabajaran en la Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA). Este organismo fue creado por el Papa en 2013 para investigar a fondo los trapos sucios de las finanzas vaticanas y hacer limpieza.

Lo que no preveía el Papa —o sí, aunque nunca lo sabremos— es que los informes de las investigaciones se filtraran a dos periodistas italianos que han quitado el velo una vez más sobre un asunto escandaloso de la Iglesia Católica.

El escándalo de las finanzas del Vaticano se une al de monseñor Krystzoff Charamsa, que hace menos de un mes salía del armario y ponía en el candelero el discurso de la Iglesia contra los homosexuales, o al misionero español que esta semana denunciaba abusos sexuales sistemáticos. La mugre llega a la cara más bondadosa de la Iglesia.

Un alto cargo de la Iglesia pagó 200.000 euros para reformar un apartamento con un presupuesto cuyo fin era la atención a los niños enfermos

Lo que dejan claro estos escándalos es que en el Vaticano hay una guerra abierta y salvaje entre los que quieren mantener sus privilegios y las cosas como siempre, y aquellos que quieren cambiarlas.

Y de todo esto se deduce que hay una gran oposición al papa Francisco al que, posiblemente, no le quede más remedio que el mundo conozca contra qué se enfrenta, en una de las sociedades más herméticas del mundo.

O eso, es al menos lo que los libros Avaricia, de Emiliano Fittipaldi, y Via Crucis, de Gianluigi Nuzzi, dan a entender.

Ambas investigaciones revelan inquietantes datos de los informes de la comisión que el papa creó:

¿Qué hace el Vaticano con el dinero que recibe de los fieles y de otras donaciones?

1. El secretario de Estado de la Santa Sede con Ratzinger, Tarsicio Bertone, pagó 200.000 euros como parte de las obras de reforma de un apartamento de 300 metros cuadrados con dinero de la Fundación Niño Jesús, que tiene como fin destinar sus fondos a la atención de niños enfermos.

Alguna gente interesada en canonizar a sus familiares llegan a pagar entre 200.000 y 300.000 euros para terminar estos procesos

2. Otra institución que debería estar destinada a apoyar obras de caridad, el Instituto para las Obras Religiosas (IOR) tiene decenas de millones de beneficio pero apenas ha destinado 17.000 euros a las misiones católicas de todo el mundo en países en vías de desarrollo.

3. E l Óbolo de San Pedro destinó en 2012 14,1 millones a caridad y 28,9 millones a tapar agujeros financieros de la curia. La institución es la que gestiona las donaciones que recibe personalmente el papa con fines benéficos. A finales de 2010, el fondo de la institución tenía 378 millones de euros intactos mientras centenares de obras de la Iglesia tenían serias necesidades económicas.

4. Algunos familiares o diócesis interesadas en que el Vaticano canonice a algunos de sus santos llegan a pagar entre 200.000 y 300.000 euros para que concluyan los procesos. Un negocio para subir a los altares a personas a cambio de dinero y que la Iglesia pone como ejemplo a más de 1.000 millones de fieles.

¿Por dónde se le va la pasta al Vaticano?

1. Las propiedades —alrededor de 5.000— que posee el Vaticano en Roma tienen un valor de hasta 4.000 millones de euros y no se les saca ninguna rentabilidad. La mayoría de propiedades tienen alquileres muy baratos y son ocupadas por altos cargos de la curia, que viven en palacios o apartamentos de entre 300 y 500 metros cuadrados por los que apenas pagan.

El Vaticano ha llegado a registrar agujeros de 900.000 euros justificados así: 300.000 euros en famacia, 100.000 euros en tabaco y medio millón en depósitos de ropa

2. El Vaticano ha registrado numerosas pérdidas sin justificar o con razones de lo más estrambóticas. Un agujero de 900.000 euros se justificó en los siguientes gastos: medio millón en depósitos de ropa, 300.000 euros en farmacia, 100.000 euros en tabaco.

3. El papa Francisco también se quejó de 10 millones de euros que se habían perdido en una mala inversión en Suiza.

4. También se revelan inversiones y salidas de dinero en negocios poco éticos. E l ecónomo del arzobispado de Buenos Aires invirtió en una sociedad que fabricaba armas cuando el papa era arzobispo de la capital argentina.

5. Algunos cardenales como George Pell gastaron medio millón de euros en 6 meses. Pell pagaba salarios de 15.000 euros mensuales a conocidos suyos a los que contrataba como colaboradores.

El cardenal Pell llegó a pagar salarios de 15.000 euros mensuales a conocidos suyos a los que contrataba como colaboradores

Después de estas revelaciones, la Iglesia ha defendido que el papa está precisamente luchando contra esto. Aunque otros, como el presidente de Conferencia Episcopal italiana, Nunzio Galantino, han denunciado que estas filtraciones dañan a la imagen de la Iglesia y, por ende, a su cabeza visible.

Con esto, Galantino dio a entender que los mismos sectores que salen retratados en los libros son los que hubieran querido que todo eso se conociera para lanzar un torpedo contra la institución que ahora dirige Francisco.

Sea una cosa u otra, en el Vaticano se libra una guerra de la que cada vez salpica más sangre, que confunde a sus centenares de millones de fieles y apenas consigue seducir a quiénes están fuera.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar