Actualidad

La guerra de la comida, narrada en riguroso directo

Food Porn Index recopila 'hastags' sobre comida en tiempo real para brindarnos una visión constantemente actualizada de lo que se consume alrededor del mundo

Es probable que exista un consenso velado en la humanidad interconectada: hacer fotografías de un plato suculento antes de engullirlo es uno de los neoplaceres del siglo XXI (compartamos la imagen luego o no).

Sin embargo también es constatable que la mayoría de los alimentos que aparecen bajo el hashtag #FoodPorn son helados, tartas, hamburguesas, bollería industrial. Es decir, comida rápida, hipercalórica. Cuanto más queso derretido, grasa asomando y rellenos a punto de explotar, mejor. Los menús vegetarianos y veganos no reciben demasiado amor en la red.

Por eso, conscientes de la influencia de las redes sociales en el estilo de vida de los ciudadanos internautas, la fábrica de zumos y salsas Bolthouse Farms ha iniciado una curiosa y divertida campaña en la red. Se trata de una guerra de Food Porn y hay dos bandos: el sano y el que podría matarte.

Al clicar en la web interactiva Food Porn Index aparece un colorido baile de cifras que nos dice cuánta gente está compartiendo fotografías o comentarios de comida saludable y comida basura en este momento. El portal utiliza un algoritmo que registra las veces que ciertos hashtags alimenticios son utilizados en Twitter e Instagram, y se actualiza cada 15 minutos (de momento, la comida cerdita va ganando, pero la goleada no es tanta como uno podría imaginar).

Hasta la fecha, el sitio ha recogido casi 200 millones de etiquetas (el 71% se refieren a comida basura, mientras que sólo el 29% hablan de alimentos saludables), lo que supone una ligera mejoría desde que el la web fue lanzada el mes pasado (con un 72,4% y un 27,6%, respectivamente).

Lo divertido no termina aquí. Al seleccionar alguno de los alimentos de los dos bandos, aparece en la pantalla una experiencia psicotrópica animada hecha desde el estómago, un juego en el que es fácil caer, y reírse.

El objetivo de Bolthouse Farms es abrir un debate en las redes, que ya representan un plano real en cuanto que registran los hábitos de la gente, y fomentar la conversación sobre los beneficios de una dieta generosa en el consumo de frutas y las verduras. Todo muy en la línea de los objetivos del milenio de Michele Obama, que tiene en la lucha contra la obesidad infantil una de sus principales batallas sociales.

Y no, no se trata de un esfuerzo en vano. Según estudios realizados por la misma empresa, más de la mitad de los estadounidenses que utilizan las redes sociales afirman que ver fotos de frutas y verduras les motiva a comer más sano. Al mismo tiempo, alrededor de un tercio de los encuestados reconocieron que las imágenes que glorifican las galletas, la pizza y el pastel aumentan sus probabilidades de caer en un capricho pecaminoso.

Al final van a tener razón nuestros abuelos: incluso en la era de internet se come más con los ojos que con la boca.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar