PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El grito de guerra adolescente que vendió cientos de miles de copias

H

 

Violencia + Poesía = el canto a la libertad de Yahya Hassan

Luna Miguel

15 Septiembre 2014 18:42

La poesía, al contrario de lo que decía el mítico Gabriel Celaya, no es un arma cargada de futuro, sino un auténtico y casero cóctel molotov preparado para hacer saltar por los aires el presente. Al menos así es la poesía que hoy nos interesa. La que hoy importa, transgrede, comunica y vuela cabezas literales y metafóricas alrededor del mundo. Por eso no fue tan raro conocer la historia de Yahya Hassan, ese poeta danés de origen palestino que con 19 años consiguió poner en jaque a toda Europa con sus letales poemas políticos, escritos en mayúsculas como si fueran pintadas en las paredes. Su hazaña era excepcional, ¿qué poeta joven vende más de 100.000 copias en menos de dos meses? Pero sus entrañas y su fuerza sólo venían para confirmar la regla, y es que este género tan envejecido está floreciendo y reconvirtiéndose en algo poderosísimo.

"Mi ojete sangra de locura y venganza"

No se trata sólo de Internet, ni de nuevas tecnologías. Se trata de una actitud que lo inunda todo, y en especial, de esa energía desmedida que caracteriza los poemas de Hassan. Palabras malsonantes, imágenes fuertes, una ausencia absoluta de filtros delicados que da a su primer libro un carácter confesional parecido a un vómito.

Pero aquí lo feo y lo rabioso no es para nada una pose, ni tampoco se trata de provocar por provocar. Yahya Hassan muestra el mundo tal y como lo ve, y lo denuncia haciendo de poeta, de narrador, de rapero, de periodista, de ciudadano y de superhéroe a la vez. No esconde sus heridas, las enseña para hacernos ver su dolor. No esconde sus miedos, los airea para hacernos ver el sufrimiento de toda una comunidad. No le importa insultar a los que le maltrataron —el padre, el fanatismo, el falso país de acogida—; les devuelve con la palabra cada una de las palizas que le pegaron desde que tiene uso de razón.

Hassan sangra por todos los orificios de su cuerpo, y así lo cuenta en este libro que lleva su mismo nombre, recientemente traducido al español y que saldrá a la venta el 24 de septiembre en la editorial Suma de Letras. Con los derechos vendidos, además, en medio planeta, el joven autor vive exiliado en Nueva York, protegiéndose continuamente de las amenazas recibidas ya no sólo por parte los extremistas islámicos, sino también por una ultraderecha descontenta con el éxito cada vez más creciente de sus palabras.

Porque el cóctel molotov de Hassan no está sólo hecho de versos, sino que en su conjunto cuenta una terrible historia: la de la crisis de identidad de Europa, la de la mentira de un continente que presume libertad, la de una familia de refugiados que se debate entre las nuevas y las viejas costumbres, la de un niño de trece años que ha de dejar el colegio y que sólo puede aferrarse a la violencia y a la literatura para sobrevivir a su propio infierno.

share