PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Voz grave, ¿testículos pequeños?

H

 

Así ocurre con los monos aulladores, pero, ¿y en los humanos?

Juan Carlos Saloz

09 Noviembre 2015 01:04

Los monos aulladores que tienen los testículos más pequeños son los que aúllan con mayor potencia.

Así lo ha determinado un estudio publicado en la revista Current Biology. Según el equipo de investigadores encargado, un mono aullador que tiene los testículos muy grandes no puede gritar con demasiada potencia y viceversa.

Hasta el momento se sabía que mientras más profunda es la voz, más pasiones despierta en el sexo opuesto. Lo que no estaba tan claro era que el tamaño de los genitales podía depender también de esta característica.


Existe una relación inversamente proporcional entre el tamaño del hueso hioides y el de los testículos


Los monos aulladores tienen un hueso en la garganta llamado hioides. Este hueso en forma de herradura se encuentra en el cuello y sirve como caja de resonancia para sus aullidos. Pero al analizar las diferentes especies de estos animales, los investigadores se dieron cuenta de que había una gran diferencia de tamaño de este hueso.

“Vimos que el hueso más grande era hasta 14 veces mayor al más pequeño. Al ver esto, nos interesamos en cómo y por qué existía una variedad tan grande”, cuenta Jake Dunn, portavoz del proyecto.

De este modo, comenzaron a analizar más de 200 hioides provenientes de museos que conservaban huesos de este animal. Fue al comparar los mayores con los más pequeños cuando se dieron cuenta de que también existía una gran diferencia de tamaño entre los testículos.

“Los testículos más grandes eran 6,5 mayores a los más pequeños. Y coincidían inversamente con el tamaño de los hioides”, continúa Dunn.


Los machos que viven solo con hembras producen más semen y menos voz


Se trataba de un signo evidente de compensación. O bien habían desarrollado un tracto vocal de gran tamañp para producir aullidos de menor frecuencia o bien testículos mayores para producir más esperma. En todo caso, la relación entre ambos siempre era inversa.

Concluyeron que este fenómeno aparecía debido a que los machos viven junto a otros machos necesitan una voz más grave para así ser un mayor reclamo –para las hembras un gruñido profundo resulta más atractivo–. Además, al reproducirse menos, no necesitan producir tanto semen. Por contra, los machos que viven en exclusiva junto a hembras no necesitan tanta profundidad de voz –ya que no tienen competencia– y necesitan producir más semen.

¿Pero esto nos afecta o no?

Aunque descendamos del mono, sentimos –o no– decir que no funciona así en los humanos. Para nosotros, el hueso hioides solo sirve como apoyo para la lengua; para que podamos emitir una serie de sonidos que sin él nos sería imposible.

Eso sí, según un estudio publicado en 2012, los hombres que tienen la voz más grave poseen un menor número de espermatozoides. Vamos, como los monos aulladores. Pero la muestra de este último estudio –54 hombres– y el hecho de no tener una base científica estable, hace que se antoje demasiado vago como para afirmar tal hecho.

En cualquier caso, el número de espermatozoides producido probablemente no afectará al hecho de que las voces más graves sigan siendo las más atractivas.


OUUUHUHUH


share