Actualidad

La gran mentira que se esconde tras los plásticos biodegradables

Pensamos que salvábamos el planeta, pero un informe acaba de demostrar una verdad dolorosa

Existe una predicción alarmante que recorre el mundo desde hace años: en 2050, en el océano habrá más plástico que peces. Durante mucho tiempo hemos creído que la panacea medioambiental se había inventado con la creación de plásticos biodegradables. Sin embargo, no podíamos estar más equivocados.

Un reciente informe de las Naciones Unidas revela que la tecnología "verde" de los plásticos biodegradables no está ayudando en nada a salvar nuestro planeta. De hecho, contaminan los mares en la misma medida que los plásticos normales.

¿Cómo es posible? Según el informe, estos plásticos no se degradan con facilidad en el océano aunque fueron creados con esa intención. Las condiciones requeridas para que estos plásticos se degraden solo existen en los laboratorios o en los lugares más cálidos del mundo.

Un reciente informe de las Naciones Unidas revela que la tecnología "verde" de los plásticos biodegradables no está ayudando en nada a salvar nuestro planeta. De hecho, contaminan los mares en la misma medida que los plásticos normales.

"Una gran cantidad de plásticos biodegradables, como los usados en las bolsas de la compra, solo se descomponen a una temperatura de 50º y eso no se encuentra en el océano", sostiene Jacqueline McGlade, científica que dirige el Programa Medioambiental de la ONU.

"Tampoco son boyantes, así que no pueden quedarse en la superficie y ser destruidos por los rayos UV", lamenta McGlade.

Desde 2013 hasta 2014, la producción mundial del plástico creció un 4%. Es decir, fue superior a 311 millones de toneladas métricas. Al menos 8 millones de toneladas métricas acaban cada año en los océanos.

Para que nos hagamos una idea, cada minuto el equivalente a un camión de basura lleno de plástico es arrojado al mar. Plástico que de ninguna manera podrá degradarse y que acabará llenando nuestras playas y los estómagos de miles de peces y aves marinas.

Para que nos hagamos una idea, cada minuto el equivalente a un camión de basura lleno de plástico es arrojado al mar. Hablamos de plástico que de ninguna manera podrá degradarse y que acabará llenando nuestras playas y los estómagos de miles de peces y aves marinas.

Según la ONU, la solución más urgente pasa por mejorar la recogida de residuos y la reducción de la basura plástica. Pero una mayor concienciación de la sociedad es igual de imprescindible.

Porque, si no buscamos un remedio pronto, puede que en menos de 35 años en los mares no quede ni un solo lugar para la vida.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar