Actualidad

El gobierno local de Berlín crea un fondo para salvar la escena de clubs de la ciudad

El millón de euros del fondo servirá para buscar nuevas ubicaciones y organizar fiestas y conciertos para recaudar dinero destinado a los clubs en peligro

Lo que sería impensable en España, está ocurriendo en Berlín. Una serie de políticos alemanes han unido fuerzas para lanzar una campaña dirigida a salvaguardar la industria musical y la escena de clubes de la ciudad, que en los últimos años viene sufriendo la presión de inversores inmobiliarios hambrientos de alquileres cada vez más altos en línea con la creciente "gentrificación" que afecta a buena parte de la ciudad. Conscientes de la importancia capital de los clubs en el tejido social de la urbe y de su valor como reclamo de cara al turismo, el gobierno local y el Senado alemán han decidido responder positivamente a las demandas de la Berliner Musiknetzwerke (una asociación que agrupa a sellos, salas, agencias de contratación, festivales y otros agentes de la industria musical de la ciudad) en el marco de la iniciativa MUSIK 2020 BERLIN con la creación de un organismo estable de supervisión -una "Mesa de la Música"- y un fondo de ayuda dotado con un millón de euros. Con estas medidas pretenden que lo que ha sido un pilar fundamental de la economía de la ciudad desde la caída del muro pueda hacer frente a la creciente presión impuesta por las empresas propietarias o responsables de la gestión de los inmuebles que alojan salas de conciertos y clubs, muchas de ellas de capital extranjero. El tema es realmente serio, hasta el punto de que a nivel de escena se ha acuñado la palabra “clubsterben”, que podría traducirse como la muerte del club.

La idea es que los clubes amenazados puedan hacer uso del dinero del fondo para hacer frente a la subida de los alquileres o mudarse a otras ubicaciones. El fondo también servirá para costear la organización de fiestas y conciertos para recaudar dinero destinado a los locales en peligro. Según explica la revista Der Spiegel, ahora mismo hay un total de 15 clubes y salas en peligro debido al tema inmobiliario, y en los últimos meses ya han tenido que echar el cierre locales como Maria, Knaack Club, Club Der Republik y Icon. Otro de estos sitios emblemáticos muy afectados y que viene luchando durante los últimos meses por su supervivencia es la pequeña sala Schokoladen, situada en Mitte. En declaraciones a The Guardian, un trabajador de la sala explica: “Somos un oasis para la cultura alternativa de Berlín, viviendo con la débil esperanza de que podamos sobrevivir. Lo que se necesita es un replanteamiento fundamental de las ambiciones de esta ciudad. No queremos ser una isla en medio de una ciudad que se ha visto profundamente aburguesada, con los alquileres subiendo, echando a la gente de sus pisos y con los clubs muriendo”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar