PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El gobernador cristiano de Yakarta irá a prisión por "blasfemar" contra el Islam

H

 

Ahok está condenado a dos años de prisión por recitar versículos del Corán durante la campaña electoral

Sara Pérez

09 Mayo 2017 14:16

Dos años de prisión por blasfemar contra el Islam. Es la condena que tiene que acatar el gobernador saliente de Yakarta, el cristiano Basuki Tjahaha Purnama, más conocido como Ahok y que pone a prueba la Pancasila, la ideología estatal oficial del país musulmán más poblado del mundo y que defiende la tolerancia religiosa y el pluralismo étnico como base de la democracia.

La demanda fue interpuesta por ultra conservadores islámicos que le acusaron de recitar versículos del Corán durante la campaña electoral a gobernador de la ciudad a finales de septiembre, lo que indignó a la población musulmana del país. Ahok dijo a los electores durante la campaña no debían creer a los líderes religiosos que utilizaban un verso coránico para afirmar que los musulmanes no podían ser gobernados por alguien de otra religión. Ahora, el juez principal Dwiarso Budi Santiarto encontró en el hecho un "acto criminal de blasfemia"

"Como parte de una sociedad religiosa, el acusado debe tener cuidado de no usar palabras con connotaciones negativas con respecto a los símbolos religiosos, incluyendo la del propio acusado.", añadió el juez Budi Santiarto, según recoge The Guardian.

La indignación por los comentarios de Akoh se transformó en un episodio de multitudinarias marchas contra el gobernador y finalmente se materializó en la pérdida de votos que le arrebató la alcaldía en abril a quien fue el primer alcalde cristiano en más de medio siglo en el país. Aunque Akoh nunca consideró haber incurrido en un delito, pidió perdón por sus palabras pero no le sirvió para evitar la cárcel, donde entró este martes. Aún así, el edil presentará una apelación contra el fallo judicial.

"El acusado no muestra arrepentimiento. Sus acciones causaron disturbios, hirieron el Islam y han dividido a los musulmanes", aseguró el citado juez, y recogido por el diario Jakarta Post.

Andreas Harsono, investigador de Human Rights Watch Indonesia, considera que el veredicto es "un día triste" para el país. "El de Ahok es el mayor caso de blasfemia en la historia de Indonesia. Era el gobernador de la ciudad más grande del país, un aliado del presidente. Si puede ser enviado a la cárcel, ¿qué le puede suceder a los demás?", se pregunta en The Guardian. Según Harsono, más de 100 indonesios han sido condenados por blasfemia en los últimos 10 años, casi ninguno ha sido absuelto.

share