Actualidad

Este pulpo gigante se escapó de un barco por un sitio absolutamente imposible

El Houdini del mar

Anda, una rendija. ¿Me cuelo por ahí? Me cuelo.

A la naturaleza no la podemos retener, por mucho que lo intentemos. Y a los humanos tampoco, no nos vamos a engañar. Si castigas a un niño en su habitación y lo encierras, lo más normal es que se rebele, llore sin consuelo hasta que te estallen los oídos e intente salir de esas cuatro paredes sea como sea.

Pues con los animales ocurre lo mismo.

Estaba este pulpo tan tranquilo en las aguas de Alaska, hasta que un barco pesquero lo atrapó. Rodeado de personas y desconcertado entre tantas zapatillas y chancletas, su mente comenzó a trazar su plan maestro: fugarse a lo grande.

Este cefalópodo, conocido por ser el invertebrado con el cerebro más grande y por estar dotado de una excepcional inteligencia, trazó el modus operando más sencillo (pero efectivo) posible: colarse por un estrecho conducto de ventilación.

Paso a paso y a su ritmo, este gigantesco pulpo – el amigo goza de un tamaño más que considerable- empieza a meter sus tentáculos y su cabeza por un diminuto agujero que había en el barco. Los humanos que presenciaban la escena estaban, obviamente, alucinando.

Pero con insistencia y perseverancia todo se consigue en esta vida, hasta librarte de convertirte en un plato de comida del bar más cutre de barrio.

El resultado fue increíble: en menos de dos minutos este cefalópodo rey del escapismo ya estaba nadando otra vez. Y es que a la fauna nunca hay que subestimarla.

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar