PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

12 ilustraciones móviles que elevan el formato gif a la categoría de arte

H

 

Surrealistas, perturbadoras y bellas: así son las postales animadas de Bill Domonkos

silvia laboreo

07 Julio 2016 18:46

Si te pedimos que pienses en un GIF, ¿qué es lo primero que te viene a la cabeza? Kim Kardashian, fragmentos de Juego de Tronos, una frase de Homer Simpson, gatitos, perros o trozos de películas inacabadas. La mayoría de los GIFs que pueblan el inmenso cajón de sastre que es Internet son así. Creaciones graciosas, simplonas o irónicas para ser vistas rápido y, a menudo, sin gastar muchas neuronas por el camino.

Los gifs nacieron para expresar los sentimientos en la red cuando no somos capaces de escribirlos. Y también para hacernos reír, no lo vamos a negar. Sin embargo, para otras personas, un gif es una especie de película corta y como tal tiene un alto valor artístico



Bill Domonkos se define como artista visual y cineasta experimental. Su obra combina animación por ordenador en 2D y 3D, fotografía, vídeo y metraje de archivo manipulado. Y es ese bagaje multimedia el que hace que su trabajo en formato GIF llame tanto la atención.



Nuestro hombre trabaja sobre fotografías de antaño o escenas sacadas de viejas películas, aplicando luego efectos digitales para crear animaciones que se perciben como si fueran pequeños trucos de magia.

Domonkos conjura ilusiones visuales que se mueven entre lo onírico, lo enigmático y lo absurdo. Un aire absurdo que cautiva, y que aporta un toque de humor a unas escenas en las que logra condensar las sensaciones del cine clásico, el fotomontaje de entreguerras a lo Hannah Höch, el mundo del collage surrealista y el nuevo arte de internet.



"Estoy interesado en lo absurdo, al igual que en momentos de belleza sublime, para renovar y transformar materiales, experiencias e ideas. Lo extraordinario del cine es su habilidad para sugerir lo inefable; algo que no se puede o no se debe expresar con palabras, y que sólo puede ser sugerido a través de sonidos e imágenes. Es esta cualidad elusiva, como de ensueño, la que informa mi trabajo".



El de Domonkos es un material extraño y surrealista, que bebe de diferentes géneros y eras. “Es esta idea de manipular el pasado con el presente la que me interesa”, explica. “Los gifs en particular son momentos perdidos que se ciernen varados entre el pasado y el futuro. Parece que existen en un presente engañoso”, explica el artista.



“Veo mi trabajo como una colisión y recombinación de ideas. Mi proceso se desarrolla de forma gradual y espontánea usando materiales encontrados como archivo de películas, fotografías e Internet. Experimento gracias a la combinación, alteración, edición y el remontaje usando tecnología digital, efectos especiales y animación para crear un nuevo tipo de experiencia”, explica el autor en su web.  

“Estoy interesado en la poética del tiempo y el espacio para renovar y transformar materiales, experiencias e ideas”, escribe.



Su fascinación por el cine le llevó a estudiar videoarte en el Instituto de Arte de Cleveland y, hoy en día, el cine sigue siendo una de sus mayores fuentes de inspiración. También le fascina de igual manera el pasado, afición que pudo combinar cuando la Biblioteca del Congreso y otras colocaron sus archivos online para uso público.



Estas dos aficiones confluyeron hace cinco años en la creación de GIFs. Domonkos empezó a añadir elementos modernos —un cuchillo, un radar, naves espaciales o pompas de jabón— a viejas fotos. Asegura que pasa   una hora al día buscando imágenes en línea. A veces, encuentra una perfecta en pocas horas. Otras pueden llevar semanas. El tiempo que sea necesario para crear escenas oníricas que remiten a un mundo fantástico que no existe y que pertenece a algún lugar intermedio entre el pasado y el futuro.



share