Actualidad

Así se gestó la huelga de sexo de las ucranianas en Crimea

La campaña "No se lo des a un ruso" promueve el cruce de piernas contra la anexión de la península, e invita a las rusas a imitarlas

Lisístrata: Lampito, todas las mujeres toquen esta copa, y repitan después de mí: no tendré ninguna relación con mi esposo o mi amante. Aunque venga a mí en condiciones lamentables. Permaneceré intocable en mi casa. Con mi más sutil seda azafranada. Y haré que me desee. No me entregaré. Y si él me obliga, seré tan fría como el hielo y no le moveré. ¿Todas han jurado? Mirrina: Todas.

La comedia griega de Aristófanes (siglo 411 a.C) narra la huelga sexual promovida por Lisístriata a las demás mujeres de la región como estrategia de presión pacifista, emplazándolas a negar el sexo a sus maridos hasta que éstos pusieran fin a la guerra del Peloponeso.

Lo mismo han hecho un grupo de mujeres ucraniananas residentes en la península de Crimea, un territorio que Rusia se ha anexionado a raíz de las protestas pro europeas en Kiev y otras ciudades del país.

La iniciativa, que lleva por eslogan “No se lo des a un ruso”, no está directamente inspirada en la anterior obra, sino en un poema de la ucraniana Tara Shevchenko, de 1838. El texto, titulado “Kateryna”, dice así: “Enamoraos, oh doncellas de cejas oscuras, pero no de los Moskalys [rusos]”.

Parece que las mujeres de Ucrania están cada vez más convencidas del poder del activismo de género, que las une en las acciones y las visibiliza de cara a los medios de comunicación. No en vano Ucrania fue la cuna del grupo feminista Femen.

Como todo grupo de guerrilla que se respete, también las organizadoras de esta iniciativa han asaltado las redes con una página de Facebook y una línea de merchandising.

Poco después del lanzamiento de la campaña, el Internet ruso reaccionó con virulencia: se extendieron los insultos a las organizadoras, a las que también llamaron prostitutas.

El hecho de que la página de Facebook de la iniciativa esté escrita parcialmente en ruso suscitó sospechas de autenticidad, pero Katerina Venzhik, una de sus creadoras, residente en Kíev y editora de la página de noticias Delo.ua, ha desmentido que se trate de una campaña falsa, y ha argumentado que alrededor de dos de cada seis ucranianos hablan principalmente ruso, y que la mezcla de idiomas en el muro de Facebook podría ser una señal de que la oposición a las acciones de Moscú se han extendido más allá de los hablantes de lengua ucraniana.

“No se lo des a un ruso” no es una excepción como forma de protesta en la actualidad. El mes pasado un grupo de mujeres en Tokio amenazó con no acostarse con aquellos que votaran a un candidato gubernamental con visiones anticuadas en materia de género. En 2003, un grupo llamado Acción Masiva de Mujeres de Liberia por la Paz llevó a cabo una huelga de sexo para hallar el final de la guerra civil, y las mismas Femen promovieron en 2010 el cruce de piernas entre las esposas y novias de los miembros del gabinete del Primer Ministro con la intención de boicotearle.

Las ucranianas de Crimea, contrarias a la anexión, podrían transformar esta idea en algo transversal y pacifista, aunque uno de los últimos posts de Facebook en este sentido también puede ser entendido como una provocación a las rusas: “Las mujeres rusas, ¿querrán unirse a nosotras? Nuestros hombres están todavía en casa, pero los suyos parecen ir a la guerra”. El tiempo dirá si los conflictos fronterizos y geoestratégicos siguen apelando a las mujeres de los dos bandos, o si, por el contrario, existe una supuesta hermandad de sexo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar