PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La última genialidad de James Murphy es convertir el tenis en música

H

 

Su nueva aventura transforma los datos del U.S. Open en 400 horas de música

Franc Sayol

01 Septiembre 2014 15:43

Nadie podrá acusar a James Murphy de perezoso. Desde la disolución de LCD Soundsystem, Murphy ha creado su propio café, ha escrito la banda sonora de la última película de Noah Baumbach y ha ideado un plan para transformar el sonido del metro de Nueva York. Ahora, el músico neoyorquino se ha embarcado en una nueva aventura: convertir partidos de tenis en música.

El proyecto se llama US Open Sessions y consiste en un algoritmo informático que transforma los datos que generan los partidos del U.S. Open -puntos, saques directos, dobles faltas, sets, etc.- en sonidos electrónicos. El software fue ideado por el desarrollador de IBM Patrick Gunderson, quién después diseño una interfaz similar a la de un sintetizador, para que Murphy pudiese modificar los sonidos en un entorno que le resultara más familiar. Murphy, pues, no compone música sino que simplemente “genera posibilidades” para que sea el ordenador quien finalmente produzca la música.

Cada uno de los partidos del torneo tendrá su propia traslación musical generada en tiempo real. Los correspondientes a las 3 primeras rondas ya pueden escucharse en una web creada especialmente para el proyecto. Por lo general, el resultado son composiciones de electrónica experimental y dispersa, a base de ritmos irregulares, melodías quebradizas y patrones aleatorios. Evidentemente, no son hits, pero el concepto es fascinante.

Para cuando acabe el torneo, el proyecto habrá generado más de 400 horas de música. Según la revista Self-Titled, Murphy también hará 14 remixes del material basados en “cambios meteorológicos, reacciones del público y puntos especialmente emocionantes”. Las remezclas podrán descargarse de manera gratuita en las próximas semanas en Soundcloud, Spotify y iTunes. ¿Lo podremos contar como un nuevo álbum de Murphy?

Murphy

share