Actualidad

Casi 200 países suscriben un acuerdo internacional para acabar con el cambio climático

El acuerdo medioambiental firmado en Ruanda es mucho más duro que el de París del año pasado y divide al planeta en 3 grandes grupos

El pasado sábado se reunieron en Kigali, Ruanda, representantes de casi 200 países del mundo con un solo objetivo: frenar el cambio climático mediante la reducción de los hidrofluorocarbonos o HFC.

Pese a que esta cumbre climática no ha tenido tanta repercusión mediática como la de París del año pasado, sus participantes creen que los acuerdos alcanzados podrían tener un impacto igual o incluso mayor a la hora de combatir los efectos del cambio climático.

Mientras que el compromiso del año pasado se centraba en la reducción de las emisiones de CO2, este año los acuerdos se centran en los refrigerantes químicos utilizados en neveras, refrigeradores industriales y en el aire acondicionado. Los HFC componen un pequeño porcentaje de los gases de efecto invernadero, pero son de los más dañinos para la atmósfera ya que tienen 1.000 veces más capacidad que el CO2 a la hora de atrapar el calor.

Además, el acuerdo de Kigali es mucho más duro que el de París, ya que establece objetivos y calendarios más específicos para reemplazar los HFC por alternativas más ecológicas, sanciones para castigar a los infractores y un acuerdo firmado por los países ricos para ayudar a financiar a los países pobres en la transición de los HFC a otros productos más caros.

Pese a que esta cumbre climática no ha tenido tanta repercusión mediática como la de París del año pasado, sus participantes creen que los acuerdos alcanzados podrían tener un impacto igual o incluso mayor a la hora de combatir el cambio climático

El acuerdo final, menos estricto de lo que se esperaba en sus inicios, dividirá el mundo en tres grandes bloques. Los países más ricos, entre los que se encuentran Estados Unidos y la Unión Europea, congelarán la producción y el consumo de HFC en 2018, comprometiéndose a una reducción de aproximadamente el 15% respecto a los niveles de 2012 antes del año 2036. Por otro lado, el resto del mundo, un grupo que incluye a China, Brasil y África, congelará el uso de HFC para 2024, buscando una reducción del 20% respecto a los niveles de 2021 para el 2045. Finalmente, un pequeño grupo formado por los países más calientes del mundo, India, Pakistán, Irán, Arabia Saudita y Kuwait, congelarán el uso de HFC en 2028. Su compromiso es lograr una reducción del 15% respecto a sus niveles de emisión del 2025 de cara a 2047.

El acuerdo establece objetivos y calendarios más específicos para reemplazar los HFC por alternativas más ecológicas, sanciones para castigar a los infractores y un acuerdo firmado por los países ricos para ayudar a financiar a los países pobres

Se espera que en el futuro se llegue a una reducción equivalente a 70 millones de toneladas de dióxido de carbono, alrededor de dos veces la contaminación de carbono producido en todo el mundo.

Y lo más importante de todo: los acuerdos de Kigali son uno de los pasos necesarios para evitar que el mundo llegue a la temperatura atmosférica de 3,6 grados Fahrenheit, el punto en el que nuestro planeta colapsará víctima de sequías e inundaciones, escasez generalizada de alimentos y agua, huracanes o subidas del nivel del mar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar