PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El ganador del concurso de programación de Google es de un pueblo africano sin internet

H

 

Nji tiene 17 años y viene de un pueblo de Camerún donde han cortado internet. Pero esto no le ha impedido ganar el Google Code-in

J.C.S.

14 Febrero 2017 16:37

Nji Collins Gbah tiene 17 años, vive en Bamenda (Camerún) y acaba de convertirse en el primer africano que gana el Google Code-in.

El concurso de Google para jóvenes promesas de la programación ha contado con más de 1.300 estudiantes de 62 países distintos. Gbah ha conseguido hacerse un hueco como uno de los 34 ganadores.

Gracias a sus buenas calificaciones, el próximo verano asistirá al campus tecnológico para conocer a los ingenieros más importantes de la compañía. Se trata de un gran hito teniendo en cuenta que, en estos momentos, en su pueblo natal ni siquiera hay conexión a internet.

Durante siete semanas, Gbah completó más de 20 tareas relacionada con la codificación, la investigación, la documentación, el control de calidad y la mejora de las interfaces de los usuarios. El joven participó a través de OpenMRS, un sistema de registro médico para países en vías de desarrollo.

“Estaba ansioso. Tenía que encontrar la forma de convertir mi nerviosismo en creatividad y diversión” explica Gbah en el blog del concurso. “Decidí participar con OpenMRS porque la idea de escribir códigos para salvar vidas me parecía totalmente increíble. Quería ser parte de esto”, añade.

Todo lo ha hecho sin ninguna ayuda. Sus conocimientos sobre programación se basan en lo que ha podido ver por internet y ha leído en libros.

Además, ha tenido que luchar contra las dificultades que tiene para acceder a internet desde su casa. De hecho, tan solo un día después de que se cerrara el plazo para el Code Google-in, el gobierno de Bamenda restringió el acceso completo a la red, aunque antes ya había recibido numerosos cortes.

Tras la restricción gubernamental, Gbah ha tenido que marcharse a Yaundé, la capital de Camerún, donde ahora vive con familiares lejanos. 370 kilómetros separan ahora al programador de su hogar, y todo para poder acceder a una línea de internet que le permita seguir estudiando.

Las Naciones Unidas han considerado el apagón “una violación atroz” contra la libertad de expresión. Las protestas han llegado a la calle, pero el gobierno asegura que no han tenido nada que ver con esto.

Tampoco ha felicitado ningún cargo de Camerún a Gbah por haber sido el primer africano en ganar este concurso. Aun así, el empresario camerunés Kenneth Ngah ha dicho que se trata de “una gran notícia” y que, gracias al joven, “muchos aficionados de la tecnología pueden inspirarse para entrar en ella y hacer avanzar al país”.

[Vía Quartz]

share