Actualidad

La extraña solución alemana para cuidar a los zombis del móvil

En el futuro no necesitarás levantar la vista de tu smartphone ni para cruzar la calle

El uso de los smartphones está revolucionando el vocabulario, las prácticas sociales, y ahora también la planificación urbana.

En 2015 murieron más personas intentando hacerse la selfie perfecta que por ataques de tiburones. Vale, es un dato caprichoso, anecdótico, pero nos sirve para señalar hasta que punto la pantalla puede secuestrar nuestra atención. Miramos The Walking Dead y nos imaginamos un mundo lleno de zombies, sin darnos cuenta de que... ya estamos en él.

Hablamos, sí, de los smombies. Puede que no coman cerebros humanos o sean portadores de un virus peligroso como los zombis de la tele, pero sí tienen el paso lento, ensimismado y torpe de un no-muerto.  

Esa contracción de las palabras 'smartphone' y 'zombie' está ganando popularidad cuando toca referirse a esas personas que que no despegan sus ojos de la pantalla , ni siquiera mientras caminan o cruzan calles, poniéndose en peligro a cada momento  .

En marzo de este año una chica de Múnich murió atropellada por un tranvía. Había cruzado la calle sin mirar, escuchando música en sus auriculares y con la vista fija en su celular. En Witten, en el estado federado de Renania del Norte-Wesfalia, un peatón de 19 años murió al ser arrollado por un tranvía el pasado agosto. Después de aquello las autoridades de Ausburgo, una pequeña ciudad en el Sur de Alemania, decidieron tomar cartas en el asunto para evitar que se vuelvan a repetir sucesos similares.  

¿Su idea? Colocar hileras de luces en el pavimento, a la manera de semáforos, para que los smombies puedan cruzar la calle de forma segura y sin necesidad de despegar la vista de sus teléfonos.

El sistema es sencillo: cuando el semáforo está en rojo, una serie de luces led empiezan a parpadear en el suelo para detener a los peatones que van mirando sus celulares.

Por ahora las luces se han instalado a modo de proyecto piloto en dos enclaves de riesgo, en paradas de tranvía utilizadas principalmente por escolares y universitarios, según detalla el Süddeutsche Zeitung. Si el proyecto funciona, se extenderá a otros lugares de la ciudad y también a otras ciudades. En Colonia también están probando la eficacia del sistema. 

No todos están contentos con la medida. Con un coste de 10 mil euros, algunos ciudadanos creen que colocar esas luces en el suelo, cuando ya existen semáforos en esos mismos lugares, es un gasto inútil del presupuesto público, pero los responsables del proyecto están convencidos de que vale la pena.

Según un estudio publicado este mes por la empresa alemana Dekra en base a datos recogidos en seis capitales europeas (Amsterdam, Berlín, Bruselas, París, Roma y Estocolmo), casi el 17% de los peatones usa su smartphone mientras camina por la calle. Los jóvenes, además, se distraen más frecuentemente que las personas mayores.

Puede que los "semáforos de suelo" puedan parecer un poco ridículos de entrada, un paso más en la normalización de la alienación que llega con la zombificación tecnológica, pero tienen el potencial de salvar la vida de muchos smombies.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar