PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

No a los 'frankencats': frente común contra la cría 'inhumana' de híbridos

H

 

Grupos animalitas piden la prohibición de la hibridación forzada de grandes felinos

PlayGround

21 Mayo 2017 17:45

Tigre blanco. Turpentine Creek Wildlife Refuge

Ligres, tigones y liligres. Leones con tigresas, tigres con leonas y leones con legresas. Cruces de especies cercanas en busca de híbridos que no se dan en estado salvaje en la naturaleza. Para algunos, esa cría cruzada es una manera de obtener criaturas maravillosas, en la línea de aquellas quimeras de la mitología griega. Para otros, la hibridación forzada de grandes felinos es una simple aberración que hay que detener.

PETA, Animal Legal Defense Fund, la Performing Animal Welfare Society, Big Cat Rescue y otras varias entidades animalistas se han unido para elevar una petición formal al Departamento de Agricultura de EEUU. En ella piden la “ilegalización” de la hibridación forzada y la cría endogámica de grandes felinos por considerar que la práctica choca contra la ley de protección animal.

En la base de su demanda está la evidencia científica que demuestra que las criaturas resultantes de esos cruces forzados presentan una probabilidad aumentada de desarrollar problemas de salud como cánceres, artritis, gigantismo o depresión.

La culpa, claro, es de la incompatibilidad genética parcial de sus progenitores.


Big Cat Rescue

La coalición quiere frenar la hibridación forzada alegando que reduce la esperanza y la calidad de vida de estos felinos, que son cruzados con un solo objetivo: hacer dinero con su venta o con su exhibición.

Los felinos híbridos no son ni fértiles ni autosuficientes. No encajan en ningún hábitat. No saben subsistir de acuerdo a ninguna de las dos razas que conforman su cóctel genético. Su único destino es un zoo privado o la casa de algún famoso dispuesto a pagar grandes sumas de dinero por una mascota única.

“Este tipo de cría garantiza problemas de salud. No hay ningún afán de conservación”, insiste Carney Anne Nasser de PETA.

El precio de lograr estos ejemplares únicos lo pagan muy caro los propios animales. La mayoría, con su muerte prematura.


Los magos Siegfried and Roy con uno de sus leones blancos. Getty Images

share