Actualidad

La fotografía de la semana: el desafío de una mujer a un grupo de 300 neonazis

Puño en alto contra la xenofobia y la intolerancia

La mirada desafiante, el paso seguro y el puño en alto. El gesto fugaz, captado en una fotografía, de una mujer negra encarándose a un grupo de 300 neonazis suecos ya ha recorrido el mundo.

Tess Asplund se ha convertido en la heroína nacional sueca. Su valor y su coraje, en el símbolo de la resistencia contra la intolerancia.

El pasado domingo 1 de mayo, en la localidad sueca de Borlange, los militantes del partido Movimiento de Resistencia Nórdico, de ideología nazi, se manifestaban en la ciudad. Frente a su marcha, autorizada por las autoridades, la activista de 42 años se colocaba sola con el puño en alto, impidiéndoles el paso.

"Estaba muy enfadada y estaba pensado: 'Diablos, esta gente no puede estar aquí. Los nazis no pueden estar aquí. Me subió la adrenalina", ha explicado al diario The Guardian. Mientras ella se colocaba frente a los tres dirigentes del partido, el fotógrafo David Lagerlof captaba la imagen que luego se viralizaba en las redes sociales.

Fragilidad frente a la fuerza bruta.

Osadía frente a la mole violenta.

Asplund asegura que actuó de forma instintiva, que simplemente siguió sus impulsos. Poco después de plantarse frente a la masa de manifestantes con su 1.60 de altura y apenas 50 kilos, la joven sueca pensó: "Estos nazis son muy grandes y están locos y yo soy muy poca cosa. Oh....! No debería haber hecho esto. He de mantener la calma".

El Movimiento de Resistencia Nórdico, aunque está registrado como partido político, es un grupo neonazi violento cuyo objetivo es establecer "un Gobierno nórdico nacionalsocialista". Un Estado donde gobierne la supremacía blanca.

Los movimientos de extrema derecha en Suecia viven en estos momentos un considerable auge como respuesta a la crisis de los refugiados.

La actuación de Asplund es la respuesta lógica a la radicalización que no deja de extenderse. Nos sorprende su gesto, su arrojo al enfrentarse ella sola a una marcha de tal calibre. Pero lo que también nos debería sorprender es el hecho de que ella estuviera sola.

"Esa manifestación no debería haber sido nunca autorizada. Son nazis", ha recriminado Asplund. "Extienden el odio. Quieren un país blanco. Si llegan algún día a gobernar, me echarán, echarán a mi familia".

"Esa manifestación no debería haber sido nunca autorizada. Son nazis"

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar