Actualidad

11 policías contra 1 hombre desarmado, la espectacular foto que muestra el París actual

Tanto mensaje en tan poco espacio

El hombre está arrodillado, su camiseta en el suelo, pura vulnerabilidad. Encima de él hay un montón de policías antidisturbios con casco y chalecos antibalas, uno de ellos lo tiene agarrado por la nuca y no lo deja ir. Es la lucha entre jóvenes indignados y el aparato de represión.

La fotografía del periodista Jan Schmidt-Whitley no ha tardado en volverse viral. Es un símbolo casi religioso, el linchamiento de un mártir, en una sociedad en medio de una turbulencia.

El escenario de la fotografía es la mítica Plaza de la República, alrededor de la cual están manifestándose miles de jóvenes que se expresan contra la reciente reforma laboral que, como recordaba El País, busca "facilitar los despidos y reducir las indemnizaciones para promover el empleo".

Otros acontecimientos políticos que han influido en este estado de enfado por parte de la sociedad francesa han sido la prolongación del Estado de excepción, decretado después de los atentados yihadistas del 13 de noviembre; la indignación por la "jungla" de Calais y el ascenso de la extrema derecha.

"Esta escena no parecía más violenta que otras detenciones que vi", dijo Schmidt-Whitley en una entrevista con el sitio web Konbini.

Schmidt-Whitley se encontraba allí cubriendo una manifestación casi vacía. "La mayor parte de los ocupantes se había ido", recordó, "había un grupo en la plaza cuando un grupo de policías se precipitó sobre el hombre."

Según él, la policía atacó indiscriminadamente a un hombre que no había hecho nada para merecerlo. Se trata de una escena similar a otra fotografía tomada por el mismo fotoperiodista en donde se ve a un policía que patea a una mujer. ¿Su delito? Al parecer, estar en un café en el mismo momento que manifestantes y policías se enfrentaban.

"Recuerdo una imagen bella de Sergey Ponomarev, Refugiados que llegan a Grecia. Es un cuadro muy bonito en términos de composición. Dice muchas cosas."

Como los refugiados de Ponomarey, el hombre de Schmidt-Whitley tampoco tiene nombre. Es otro sujeto anónimo que ilustra un problema mayor: el desequilibrio de poderes, la vulnerabilidad más pura de un hombre frente al represor armado.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar