PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La cámara que inmortalizó a la banda más importante del mundo

H

 

Kevin Cummins se consolidó como uno de los fotógrafos musicales más respetados de Inglaterra, pero su carrera está marcada por sus primeros trabajos con Joy Division y New Order

Valentina Esponda Ornella

19 Mayo 2016 15:19

A veces tienes suerte y estás en el lugar correcto en el momento indicado. Kevin Cummins acababa de graduarse de la universidad de Salford cuando floreció uno de los movimientos musicales más importante de la Inglaterra de los años 80. Como los neoyorquinos de la década anterior, nadie se imaginaba que un montón de chicos pobres de una ciudad industrial arruinada por el thatcherismo podría convertirse en el epicentro de una movida cultural que cambiaría el rumbo de la música inglesa.



En aquel entonces, finales de los 70, Manchester era ciento quince kilómetros cuadrados de desesperanza y mal clima. Decenas de jóvenes desempleados gravitaban alrededor de Hulme, un proyecto de viviendas paupérrimo que el Estado había abandonado, y usaban su tiempo para descargar ira y desesperanza en una música tensa que se paseaba sobre la línea que separa la ansiedad existencial y el coma emocional.



Cummins estuvo ahí para registrar todo, desde la explosión post-punk angustiosa de Joy Division y The Smiths, hasta el delirante mundo de las raves de la era Madchester en el mítico The Hacienda de Tony Wilson. Ahora son lugares con los que solo podemos soñar.



A fines de este mes y hasta mediados de junio, la Royal Opera House de Sidney hará una retrospectiva de las icónicas fotografías que Cummins hizo de Joy Division y New Order, la banda que formaron los integrantes de Joy Division después del suicidio de su vocalista, Ian Curtis, como parte del evento Vivid Live.



Por otra parte, ayer se cumplieron 36 años de la trágica muerte de Ian Curtis, que tras años luchando contra la depresión y la epilepsia decidió quitarse la vida un 18 de mazo de 1980.

La banda estaba a punto de comenzar su primera gira por Estados Unidos cuando se enteraron de la noticia. En una reciente entrevista con Dazed, Cummins recuerda cómo vivió aquel día.

“Estaba totalmente en shock. El lunes iba a ir a Estados Unidos con la banda y el sabado de noche estaba en una boda con Rob Gretton, su mánager. Después nos fuimos a su casa y hablamos toda la noche sobre la ida a América y lo emocionante que iba a ser y todo eso. Me fui a eso de las seis de la mañana y Rob me llamo al mediodía y me dijo 'el idiota se acaba de matar' y supe inmediatamente lo que quería decir. No teníamos idea. Había intentado suicidarse antes, pero creo que nadie pensaba que fuera a hacerlo. Si alguien lo hubiera sabido lo habría ayudado. Pero los 70 fue un período muy diferente al de ahora, donde la gente comparte demasiado. Antes nadie hablaba realmente con los demás”.



Ian Curtis tenía 23 años y Joy Division solo tuvo cuatro años de actividad, pero su legado se mantiene hasta ahora y las fotografías de Cummins son una parte indispensable de esa memoria viva.

Los retratos en blanco y negro de Curtis fumando un cigarro, o la foto de la banda sobre un puente cubierto de nieve son auténticos tesoros, entradas valiosísimas de uno de los momentos más importantes de la historia del rock y de una de sus bandas más influyentes de la historia de la música popular.



share