Actualidad

Al fin llega el emoji del corte de mangas

El alfabeto emocional con el que nos comunicamos avanza hacia un mayor realismo en sus pictogramas, pero la cuestión racial y sexista sigue siendo un escollo

Por la misma razón por la que lo que antes se aprende de un idioma son los insultos, el emoji que representa el corte de mangas está destinado a triunfar.

La peineta ofrece un abanico expresivo como pocos símbolos poseen (puede acompañar una risotada, ser una respuesta sarcástica, un NO rotundo) y son muchas las culturas que la comparten. Los diseñadores de los pictogramas con los que nos expresamos en la era digital debían saberlo desde el principio: ¿por qué han tardado tanto?

Es el consorcio Unicode, responsable del alfabeto emocional contemporáneo, quien se encarga de regular la presentación de texto a través de distintas plataformas de software. Con nueva actualización, que incluye 250 nuevos pictogramas, el alfabeto emoji consigue una gran mejora, sencillamente porque se adapta a nuestra vida real. Además de la mano con el dedo corazón levantado, se han añadido otros de carácter más bien desapacible: una casa abandonada, viento que sopla en una cara, un hombre de negocios levitando y un espía, entre otros. ¿Acaso no hablan estos nuevos pictogramas de la sociedad, y sobre todo el momento en que vivimos?

Ahora está en manos de las plataformas iOS y Android desarrollar los componentes necesarios para representarlo en nuestra pantalla: estas multinacionales representan un segundo gran filtro de identidad a través de los emojis.

Derechos emoji

La importancia política de estos símbolos con los que nos comunicamos está trascendiendo su función inicial. A menudo nos ha dado la sensación de que los emoticonos y stickers que nos ofrecen las plataformas más populares tienen un marcado carácter asiático. Por ejemplo, un usuario pakistaní o costamarfileño sólo dispone de un hombre moreno con turbante (y siempre sonriente) para expresarse de acuerdo con su tono de piel, pues la inmensa mayoría de los emojis humanos son blancos (¿cómo nos sentiríamos al respresentar todos nuestros estados con rostros negros?).

Las mujeres, para variar, son quienes peor lo tienen, pues la mayor parte de las mujeres representadas visten de rosa. No digamos ya una mujer de tez oscura: sus posibilidades de representación son inexistentes. Emoji peca de una asombrosa falta de representación de las minorías. La propia Apple (también por indudables cuestiones de mercado) presiona para que se creen pictogramas más inclusivos, después de que hace unos meses la comunidad internauta iniciara una campaña de firmas a favor de la creación de emojis con un espectro más variado de melanina.

Cuando a aplicación japonesa irrumpió en el mercado de los smartphones en 2010 lo hizo también en la cultura popular. Ahora, es la sociedad quien le está exigiendo a sus responsables que aumenten las posibilidades de representación identitaria si no quiere dejar de ser el alfabeto más utilizado en los dispositivos móviles. De otro modo, quizá el nuevo emoji-peineta será utilizado en su contra.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar