PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Las niñas que tienen que pasar la Navidad en la escuela para evitar la mutilación

H

 

En Kenia, centenares de niñas prefieren quedarse en la escuela que volver a casa por Navidad por miedo a la mutilación genital femenina

alba losada

22 Diciembre 2016 13:37

Hay escuelas en Kenia que deberían haber cerrado sus puertas hace más de un mes.

Sin embargo, este año permanecen abiertas para las cientos de niñas que no pasarán la Navidad con su familia por temor a que las somentan a la mutilación genital femenina (MGF). Recientemente, la BBC ha estado allí para conocer su realidad.

"Mis padres nos obligan porque quieren recibir beneficios. Cuando las niñas son mutiladas, los padres ya han organizado el matrimonio. Cuando termina la práctica, le presentan a un marido y su familia les regala vacas", dijo a la BBC Alice Jebet, de 14 años.

Impulsados por motivaciones económicas y culturales, los padres no dudan en apoyar la tradición a pesar de poner en riesgo la salud de las niñas y su futuro académico.

Para evitar que esto ocurra, se les ha dicho a directores de colegios que se aseguren de que asisten a clase todo el año.

Resultado de imagen de mutilacion genital femenina en egipto

Mary Jepkemoi explica que la mayoría de personas que conoce de su edad que han sido circuncidadas, ahora están casadas. "Cuando les preguntan por qué lo permiten, ellos contestan: "¿qué hago? No hay nadie que me pague al escuela"", explicó a la BBC.


"Mis padres nos obligan porque quieren un dote. Cuando las niñas son circuncidadas, los padres ya han organizado el matrimonio"


La salvación de Jepkemoi, que el año que viene empezará el instituto, han sido sus estudios. Una salida para vivir una vida distinta a la que le impondrían sus padres. "Si no fuera que me encantan estos seminarios, también estaría en casa. Nunca me someteré a la MGF", añadió.

La MFG se prohibió en Kenia en 2011, pero todavía persiste, condicionando la vida de niñas que ni siquiera tienen capacidad de raciocinio. Diciembre es la época tradicional para ello, el momento del año en el que están expuestas a más riesgos.

Se trata de una atrocidad de la cual son víctimas 1 de cada 5 mujeres, de entre 15 y 49 años, en el país, de acuerdo con las cifras del gobierno.


Para evitar que esto ocurra, estudiantes de la Escuela Santa Catherine Chepnyal están llevando a cabo una campaña que pretende cambiar la mentalidad de los padres con canciones. Melodías con las que intentan detener algo que para algunos todavía es una tradición, pero que para otros es solo es una atrocidad.

Resultado de imagen de STOP FGM KENYA

"Si no fuera que me encantan estos seminarios, también estaría en casa. Nunca me someteré a la MGF"

Otro evento de sensibilización tuvo lugar recientemente en la Escuela Secundaria Sook Boys, donde acudieron chicos, chicas e, incluso, algunos padres para solidarizarse con aquellas niñas que se han visto obligadas a huir de sus hogares. Una vez allí marcharon juntos, mostrando su oposición a la práctica bajo el lema: "Detente, huye de la MGF".

Caroline se encontraba en medio de la protesta cuando reconoció a la BBC que la mayoría de sus amigos han sido obligados a abandonar la ecuela y de ellos algunos se casarán.

Sin embargo, ella no permitirá que le ocurra lo mismo. "He aprendido a protegerme cada vez que vuelvo a la aldea, sé dónde puedo estar amenazada. Intentaré sensibilizar a la gente".

[Vía BBC]

share