PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un controvertido estudio afirma que los fetos reconocen caras en el útero

H

 

Habrían girado el doble de veces la cabeza ante sombras que simulaban 'rostros'

PlayGround

09 Junio 2017 17:47

Getty

El útero materno no es un cuarto oscuro. A través de los tejidos, como si de cortinas se tratasen, traspasa luz. Por eso existía la duda de si los fetos, con su visión precaría, podían reaccionar a las imágenes difusas que les llegan.

Una investigación de la Universidad de Lancaster (Reino Unido), la primera centrada en la visión, afirma que los fetos en el tercer trimestre de embarazo responder no solo a estímulos visuales sino que tienen una predilección por las sombras que se asemejan a caras humanas.

Publicado en la revista Current Biology, el estudio detalla cómo iluminando la barriga de 39 mujeres embarazadas aseguran que los fetos volvieron la cabeza en más ocasiones cuando la forma proyectada se parecía a un rostro humano.

"Esta preferencia se ha confirmado en los bebés durante décadas pero no se había intentado explorar la visión del feto hasta ahora", expresa Vincent Reid, autor principal, en una nota de prensa.

En la prueba, se utilizaron dos patrones de luz de roja sobre los vientres: o un triángulo vertical formado con tres puntos de luz o uno invertido. Los patrones se movían lentamente en horizontal pasando por la barriga y con ultrasonido 4D se podía observar cuándo giraban la cabeza.

Los fetos no se giraron siempre, sino que había el doble de probabilidades de que siguieran el movimiento del triángulo vertical, que los autores interpretan que representa a la cara humana. "Esto nos dice que el feto no es un procesador pasivo de la información ambiental. Responde activamente", escribe Ried.

Sin embargo, otros investigadores han valorado este estudio desde el escepticismo. "Me parece sensacionalista y no basado en los datos", decía Jane DiPietro, directora del Johns Hopkins Fetal Development Project, a Gizmodo. Argumenta que el número de giros de cabeza es una medida inexacta, además de que los fetos podrían haber estado en un sueño ligero y haberse despertado con la luz. Después duda de que sea realmente cierto que los fetos prefieran formas geométricas parecidas a una cara.

Podría ser una idea fascinante que optaran por nuestros rostros, pero sin duda faltan más pruebas.

share