Actualidad

Toda la historia de las FARC condensada en solo 6 fechas clave

Procesos de paz fallidos, violencia institucional, secuestros, narcotráfico, paramilitares...La entrega de armas de la guerrilla colombiana pone fin a 53 años de un conflicto con todos los ingredientes


La ceremonia de entrega de armas de las FARC que tuvo lugar el pasado martes en la localidad de Mesetas debe de poner fin a un conflicto de más de 50 años que ha dejado 220.000 víctimas mortales, más de 5 millones de desplazados y 30.000 secuestros, según el Centro Nacional de la Memoria Histórica.

No es el primer intento de alcanzar la paz. Los anteriores fracasaron y deben servir de lección. Esta es la historia del grupo armado.

1.-27 de mayo del 64: Fundación en Marquetalia: 

Corrían en Colombia los años de La Violencia, como se conoció el auge violento del enfrentamiento histórico entre simpatizantes y guerrrilleros liberales y conservadores pro-gobierno, que se enfrentaron a tiro limpio entre finales de los 40 y hasta al menos mediados de los 60.

Firmaron una amnistía y un acuerdo para turnarse en el poder en el 57, pero los campesinos liberales de izquierda (liberales y comunistas formaban parte del mismo bando durante los años de La Violencia) que querían una reforma agraria se sintieron excluidos.

Algunos territorios del campo quedaron bajo dominio comunista y fueron llamados "repúblicas independientes" . El Estado intentó retomar a la fuerza en el año 64 mediante una potente ofensiva militar en Marquetalia.

Del grupo que sobrevivió al ataque, con esencia marxista-leninista y contra la miseria y desigualdad que se vivía en el campo, nacieron las FARC con Manuel Marulanda Vélez, alias 'Tirofijo', como líder. Lo fue hasta que murió por un paro cardíaco en 2008.

2.-28 de marzo de 1984: La paz que fracasó.

La primera negociación de paz entre las FARC y el gobierno, con Belisario Betancur como presidente, se selló con la firma de 'Los acuerdos de la Uribe' el 28 de marzo de 1984 después de dos años de conversaciones.

Ambos bandos se dieron un año de cese al fuego para organizarse. De ahí nació un partido político, la Unión Patriótica, que aglutinara la izquierda hasta entonces silenciada en Colombia, tanto de miembros procedentes de las FARC como del Partido Comunista y organizaciones sociales y cívicas.

Después de que el partido consiguiera 25 alcaldías y 14 congresistas, así como decenas de diputados departamentales, a las elites colombianas les entró el miedo.

La consecuencia de eso fue una matanza, en los diez años posteriores, de más de 4.000 líderes y militantes de la Unión Patriótica en diversos asesinatos y masacres ideados por políticos locales, agencias de inteligencia del Estado, políticos locales y grupos paramilitares.

El Estado colombiano fue acusado formalmente de genocidio político ante la corte interamericana de derechos humanos por su participación en algunos de los crímenes.

3.- 9 de diciembre de 1990: Operación Casa Verde

El fin de una tregua que ya entonces era papel mojado llegó en diciembre de 1990, cuando el ejército colombiano atacó la sede del Secretariado de las FARC, La Casa Verde ubicada en la región de La Uribe, por orden del presidente César Gaviria.

El objetivo era desactivar los altos mandos de la guerrilla golpeando su corazón operacional. Pero aunque cayeron alrededor de 50 miembros de las FARC (y 19 militares del ejército) y aunque el edificio fue borrado del mapa por los bombardeos, el ataque no sirvió para debilitar a las FARC.

Para el exguerrillero Yezid Arteta, de hecho, "hay un antes y un después" en esos años. "La guerra entró en una fase durísima. Hasta entonces, se dedicaban años a formar al combatiente también en lo político, a partir de entonces empezaban a tomar las armas más rápido porque se exigía mucho potencial militar. La militarización de las FARC debilitó el proyecto social y político", dijo a PlayGround.

La caída del cártel de Medellín de Pablo Escobar en el año 92 y del de Cali en el 96 abrieron camino para que las FARC estrechara su control de la producción de cocaína.

Fueron los años en que las FARC perdieron toda su credibilidad como guerrilla política, proceso que culminó con la designación en 1997 de grupo terrorista por parte de Estados Unidos. La Unión Europea se sumó a esta designación en 2001 y también incluyó a los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que libraron una dura guerra contra las FARC.

4.- 20 de febrero de 2002: El secuestro de un senador que truncó otra negociación

En el año 98 se inició un segundo proceso de paz entre las FARC y el gobierno de Andrés Pastrana.

Eran años de un auge de la violencia paramilitar, responsable de 449 masacres y asesinatos de guerrilleros y civiles colombianos y la guerrilla culpaba al Estado de no combatir a estos grupos.

Se creó una zona desmilitarizada o zona de distensión en varios municipios y el gobierno reconoció el estatus político de las FARC. Pero la ausencia del dirigente de Tirofijo a una reunión convocada con el gobierno en el 99, conocido el episodio como 'La silla vacía', congeló los diálogos.

La expulsón de un fiscal por parte de las FARC de San Vicente del Caguán en una de las zonas de distensión y el asesinato de dos activistas indigenistas estadounidenses también por parte de la guerrilla llevó el proceso hasta el abismo. 

Siguieron, no obstante, dos años de numerosas reanudaciones y enfriamientos de las negociaciones, incluso con mediaciones internacionales.

Después de varios secuestros llevados a cabo por las FARC, Pastrana suspendió el proceso de paz definitivamente en 2002, después del secuestro de un avión con 37 pasajeros. Las FARC liberaron a todos los rehenes menos al senador Jorge Eduardo Gechem Turbay, que sólo sería liberado seis años después.

5.- 26 de septiembre de 2016: Se firma el Acuerdo de La Habana en Cartagena

Tres días después del fin de las zonas de distensión, las FARC llevaron a cabo el secuestro más mediático de su historia reciente: el de la candidata presidencial Ingrid Betancourt.

Seis meses después alcanzaría la presidencia Álvaro Uribe, quien llevó a cabo una de las ofensivas militares más bestias contra las FARC. Aunque consiguió debilitar al grupo guerrillero y contribuyó a una reducción del número anual de homicidios y secuestros, ONG de todo el mundo denunciaron 3.345 ejecuciones extrajudiciales entre su entrada en el poder y 2008. La muerte de campesinos inocentes se conoció como "falsos positivos", que engrosaron de manera falsa el número de víctimas de las FARC. 

En 2012, empezaron las negociaciones de paz en La Habana entre miembros de las FARC y del gobierno de Juan Manuel Santos de manera clandestina, al tiempo que continuaban los ataques de uno y otro bando.

"Al principio, las FARC ni siquiera querían hablar de cosas tan básicas como reconocer sus crímenes", contó a PlayGround Juanita Goebertus, abogada del Alto Comisionado de la Paz que coordinó el equipo técnico del gobierno en las conversaciones. "Lloré mucho", reconoció.

Pero "la creación de confianza con el paso de los meses fue clave", reconoció a esta publicación el miembro del secretariado de las FARC Carlos Antonio Lozada, y después de cuatro años de negociaciones se llegó a un acuerdo que se firmó el 26 de septiembre de 2016 en la ciudad caribeña de Cartagena.

En ese acuerdo se sentaron las bases para dejar las armas. Comisiones de la verdad en las que víctimas y verdugos se verían cara a cara, la entrada de los excombatientes en la vida política, el reconocimiento de errores por las dos partes y una reforma estructural en el campo colombiano que permita  paliar la desigualdad y la reintegración a la vida civil de los combatientes fueron los puntos claves del acuerdo.

E l acuerdo fracasó al ser sometido a referéndum el 3 de octubre del pasado año (el "no" se impuso por un escaso 50,21% y una abstención del 62,57%). Sin embargo, siguió adelante con leves retoques

6.- 27 de junio de 2017: Entrega de armas.

La entrega de armas se culminó este martes con una ceremonia simbólica en Mesetas con la presencia del presidente Santos y del comandante de las FARC Timochenko, así como observadores de la ONU.

"Hay días que marcan nuestras vidas. Hoy 27 de junio para mí es el día en que las armas se cambiaron por las palabras", expresó el mandatario.

"Ayer ejército del pueblo, hoy esperanza del pueblo. Este día no termina la existencia de las FARC. En realidad lo que ponemos fin es a nuestro alzamiento de 53 años", respondió Timochenko.

Pero el clima en Colombia es más de desconfianza que de fiesta con respecto al proceso de paz que proseguirá con el primer congreso político de las FARC el próximo 20 de agosto.

Por parte de los guerrilleros, existe el temor de que una victoria electoral de los 'uribistas' (conservadores que apoyaron el 'no' liderados por el expresidente Uribe) ralentice o debilite el proceso de paz.

No tienen garantías de que su integración a la vida civil vaya a ser un éxito, después de, en muchos casos, haber crecido con un fusil en las manos. Las Zonas veredales donde iniciarán su nueva etapa están en situación precaria y su construcción está sufriendo graves retrasos.

Los vacíos de poder dejados por las FARC, además, abren espacio a asesinatos de excombatientes por parte de paramilitares o resentidos, así como permiten un reciclaje de la violencia que puede resultar en nuevos grupos violentos que podrían contar incluso con fichajes de lujo como excombatientes disidentes del proceso de paz.

El atentado del pasado fin de semana en Bogotá, además, así como el secuestro del ELN de dos holandeses, recuerdan a los colombianos que el fin de la guerra con las FARC no significa el fin de la violencia en el país.

*Con informaciones de hemeroteca de la revista Semana, BBC Mundo y los diarios El Espectador, El Tiempo ABC, entre otros.

 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar