PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La faraona más importante de Egipto, al descubierto tras un nuevo hallazgo

H

 

El German Archaeological Institute ha descubierto grabados que muestran a Hatshepsut con sus atributos de mujer, un detalle que su sucesor Tutmosis III trató de borrar de la historia

Juan Carlos Saloz

26 Abril 2016 12:15

En una sociedad regida por hombres, una mujer surgió de entre todos ellos para coronarse como una de las mayores líderes que nunca ha existido.

Hatshepsut, tradicionalmente apodada como la mujer-hombre, fue una de las pocas reinas-faraón que tuvo el Antiguo Egipto. La faraona, esposa de Tutmosis II, asumió el rango de su marido cuando este falleció, convirtiéndose así en uno de los mayores símbolos femeninos de la antigüedad.

Sin embargo, hasta el día de hoy existía un detalle que desconcertaba a los investigadores: en la mayoría de representaciones donde aparece Hatshepsut lo hace con aspecto de hombre. ¿Por qué?

Un reciente descubrimiento del German Archaeological Institute arroja algo de luz sobre ese asunto. Los investigadores han encontrado varios bloques de piedra grabada pertenecientes a uno de los edificios que la faraona ordenó construir durante su mandato. Hallados en la isla Elefantina (Asuán) de Egipto, los bloques representan claramente a Hatshepsut con sus atributos femeninos.



Hatshepsut tuvo que casarse con su hermanastro, competir contra su hijo y hacerse pasar por un hombre para poder gobernar


Hatshepsut era la hija de Tutmosis I, uno de los faraones más importantes de Egipto pese a que solo gobernó durante trece años. Tras su muerte, la joven parecía ser la más indicada para hacerse con el poder. Sin embargo, fue Tutmosis II, un hermanastro de Hatshepsut, quien consiguió hacerse con el trono.

Como hija directa del anterior rey de Egipto, Hatshepsut tuvo que aguantar convertirse en la Gran Esposa Real del nuevo faraón, pese a que fueran medio hermanos, y ambos se mantuvieron unidos –aunque compitiendo– hasta que él murió a una edad temprana.

Para entonces, ambos habían tenido una hija. De nuevo, el sexismo de la época provocó que la nobleza aceptara como único sucesor al pequeño Tutmosis III, hijo de Tutmosis II y una concubina, que para entonces todavía estaba en su primera infancia.  

Dado que Tutmosis III era demasiado pequeño para gobernar, la gran esposa real de Tutmosis II asumió la regencia. A la vez, se dedicó a preparar un minucioso "Golpe de Estado" con el que cambiaría para siempre la concepción tradicional de Egipto.


http://www.ancient-origins.es/sites/default/files/styles/large/public/field/image/hatshepsut-queen.jpg?itok=T9jmlG_r


"Existen muy pocos hallazgos de esta época, así que se trata de un descubrimiento histórico"


Con aliados políticos y religiosos muy importantes a su lado, Hatshepsut se autoproclamó también faraón de las Dos Tierras y primogénita de Amón mientras su hijastro continuaba gobernando. Es decir, convivieron dos faraones a la vez. Hatshepsut estableció una insólita corregencia con su hijastro, pero el inexperto Tutmosis III no pudo hacer otra cosa más que admitir la superioridad de su tía y madrastra.

Proclamada faraón, Hatshepsut asumió todos los atributos masculinos de su cargo, haciéndose representar a partir de entonces como un hombre y tocándose de barba postiza.

El nuevo descubrimiento de Elefantina, por lo tanto, confirma una historia a la que le faltaba un apoyo visible.

Según el comunicado emitido por el Ministerio de Antigüedades de Egipto, “el edificio debió ser erigido durante los primeros años del reinado de Hatshepsut, antes de que comenzara a ser representada como un faraón masculino. Existen muy pocos hallazgos de esta época, así que se trata de un descubrimiento histórico”.

Según el propio comunicado, gran parte de la culpa de que se hayan mantenido muy pocos recuerdos arquitectónicos de la faraona fue de su propio hijastro: “En el reinado de Tutmosis III, todas las menciones a Hatshepsut fueron borradas y, las representaciones de su figura femenina, reemplazadas por imágenes del difunto Tutmosis II”.

Los bloques recién descubiertos evidencian esa teoría. En uno se muestra cómo los contornos corporales femeninos fueron modificados para asemejarse a los de un varón (marcados en rojo en la imagen de la izquierda). En otro, vemos cómo el nombre de la reina fue borrado del espacio que le correspondía.



Aunque intentaron borrarla del mapa, el legado de Hatshepsut se ha mantenido firme


Aunque intentaran borrarla del mapa, el legado de Hatshepsut se ha mantenido firme. Más de 3.000 años ha tenido que esperar para ser reconocida por todos como lo que fue, sin espacio para las dudas que tradicionalmente han rodeado a esta historia. Pero por fin se ha hecho justicia.

El descubrimiento arroja luz sobre la que se convirtiera en una de las mujeres más importantes del mundo antiguo. Una faraona que supo llegar al poder a pesar de las fuerzas en contra con las que tuvo que luchar por el simple hecho de ser mujer.

[Vía The Washington Post]

share