PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esto es lo que sucede si invitas a tomar café a todos tus amigos de Facebook

H

 

Un australiano ha decidido conocer personalmente a sus 1.088 contactos de la red social

Alba Muñoz

02 Octubre 2014 10:01

Una tarde como otra, Matt Kulenza se encontraba haciendo limpieza en su perfil de Facebook. Mientras seleccionaba decenas de caras prescindibles en su vida y que la plataforma azul insiste en llamar amigos, se sintió mal. No era como otras veces: ya no le veía la gracia a postear eso de “Hoy hago limpieza étnica, disculpen las molestias. HAHA”.

De pronto, este estudiante australiano de 28 años tuvo un pensamiento revelador: ¿Y si lo verdaderamente antisistema es convertir esos contactos en encuentros reales? ¿Y si el mayor hackeo a la era de la comunicación virtual es convertirla en algo físico, real?

Así que hace escasas semanas se puso manos a la obra y dio vida al proyecto 1000+ Coffees, a través del cual documenta cada una de las citas con sus contactos virtuales en un blog. Kulenza cree que el experimento puede llevarle 3 años, pero no tiene prisa, ya que, dice, está enriqueciendo su existencia.

Lo cierto es que la iniciativa de este Robin Hood de las relaciones humanas tiene miga, y más en una época en la que, precisamente, el contador de amigos o followers es el motor que alimenta las redes sociales, que a su vez se han convertido en el catalizador de nuestras vidas.

Fijémonos bien. Mientras Kulenza entabla una conversación con alguien tangible, no está cotilleando en la intimidad de perfiles de desconocidos. Y ahí está la gracia de este hack o troleo sutil: en vez de dejar que Facebook empobrezca nuestras vidas, Kulenza le saca el máximo provecho, lo pone a su servicio. De paso, cambia el foco de atención y nos insta a despertar: lo importante no era la máquina que dice fabricar amigos, sino todos esos posibles amigos que pueden engancharnos más que la red social. 

share