Actualidad

Así de extraño y sucio te sientes cuando el Gran Hermano eres tú

¿Quieres saber qué está pasando ahora mismo en las calles de Londres? Con WeAreData, la sorprendente (e inquitante) web de promo de un videojuego, puedes

Al departamento de márketing de la multinacional del videojuego Ubisoft se le podrá acusar de muchas cosas, pero desde luego, no de vagancia. El otro día os contábamos la que liaron por las calles de París para el lanzamiento de Assassin's Creed: Unity, y hoy nos quedamos patidifusos viendo WeAreData, la web que han montado para promocionar su reciente Watch_Dogs: un dispositivo de vigilancia online que te permite ver en tiempo real todo lo que se cuece a nivel electrónico en tres grandes ciudades europeas.

Desde tu navegador puedes acercarte a mapas interactivos de Londres, París y Berlín, y observar atónito cómo se despliega ante tus ojos su actividad digital. Qué tuitea la gente, por dónde va el metro, dónde hay bicicletas públicas, dónde hay cámaras de seguridad o las fotos que se está haciendo la gente en Instagram. Te hace sentir como un hacker de película y, a la vez, da bastante miedito.

Universos panópticos

Watch_Dogs te pone en la piel de Aiden Pearce, un hacker que, como todo buen antihéroe de videojuego, tiene tras de sí un pasado de violencia y una historia de venganza familiar. Pese a eso, Pearce es mucho más crack que el policía medio y es capaz de infiltrarse en cualquier rincón del sistema operativo que controla por completo la ciudad de una Chicago futurista. Un sistema central computerizado que dirige el tráfico, manipula datos personales e incluso controla el crimen.

Armado con un smartphone, una pistola y ningún miedo, el protagonista se lanzará en una carrera suicida en la que la tecnología jugará un papel fundamental. Al ver las (preciosas) reconstrucciones digitales de ciudades lejanas cobrando vida en la pantalla, uno se da cuenta de que esta historia, que hace escasos años sería pura ficción, hoy es muy real.

Ver los Instagrams de gente anónima, cotillear sus tuits, saber por dónde pasa el metro, o incluso datos como el sueldo medio en un barrio crea una sensación extraña. Estamos entrando en un mundo al que no hemos sido invitados. Y somos conscientes de que, de la misma manera, nosotros podemos estar siendo observados ahora mismo. En la página se nos advierte de que todo lo que se mapea y muestra en las ciudades es material de dominio público que ya per se está a disposición de todo el mundo.

Y sin embargo uno no puede evitar sentir un pequeño escalofrío. ¿Serán estos tuiteros anónimos conscientes de que están bajo el punto de mira?

Un arma de doble filo

Como campaña de promo, WeAreData funciona a la perfección, porque te introduce de lleno en el universo de alguien que ve las ciudades como un campo de batalla de bits. Pero es que además, como parte de este universo de interconexiones que es hoy el mundo, la web funciona también como fascinante herramienta didáctica. Cambia nuestra perspectiva sobre las ciudades en que vivimos, nos hace darnos cuenta de la cantidad de cámaras, sensores y trackers que nos rodean. Nos hace comprender que los datos que vamos regalando alegremente pueden ser usados, inocentemente o no; saber que nunca estamos solos, que el Gran Hermano, efectivamente, nos vigila. Y lo que más asusta comprender sobre todo: que este ojo que todo lo ve podemos acabar siendo nosotros mismos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar