PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Las extrañas historias del mayor hablador en sueños jamás registrado

H

 

Dion McGregor fue grabado hablando en sueños en un disco publicado en 1964

Juan Carlos Saloz

24 Febrero 2016 09:58

Imagen de David Uzochukwu

El 14% de la población mundial habla en sueños. Relata sus vivencias, discute y gime mientras duerme.

Con más o menos fuerza, la mayoría de estos soñadores no dicen más que dos o tres frases en el transcurso de sus cabezadas. Sin embargo, existen excepciones en las que los más habladores llegan a explicar, punto a punto, historias perfectamente articuladas durante su letargo.

Este es el caso de Dion McGregor, un compositor fracasado –su mayor éxito fue escribir una canción para Barbra Streisand– que comentaba sus sueños mientras los tenía.


Dion McGregor, el compositor fracasado que se grababa hablando en sueños

 Durante los años 60, el neoyorquino compartía piso con su compañero Michael Barr. Y, hasta ese momento, no era del todo consciente de su extraño hábito. Pero bastó con que Barr le escuchara una vez para que decidiera poner un micrófono cada noche en su habitación. Le parecía una costumbre extraordinaria, por lo que decidió grabar todos y cada uno de sus sueños.


"Para Barr, estos relatos eran su motor de vida", explicó el productor musical Phil Milstein en un homenaje posterior. Y lo que comenzó siendo una pequeña broma entre colegas derivó en un LP y un libro titulado El mundo de los sueños de Dion McGregor. En 1964, la obra revolucionó el mercado y el fenómeno comenzó a ser analizado por todo el país.



Barr estaba encantado con la promoción que se había hecho. Incluso quiso aprovechar que ambos eran compositores para realizar un musical basado en los episodios que se relatan en el libro. No obstante, McGregor no llevaba tan bien el éxito. "Es como ser famoso por mojar la cama", comentó durante una entrevista.

Quizás por ello no se hizo nada más sobre su obra hasta 1999, cinco años después de la muerte de McGregor.

Milstein, que trabajaba para la productora Tzadik Records, se interesó en la obra que revolucionó la manera de entender los sueños durante la década de los 60. Y descubrió que la mayoría de cintas grabadas por Barr no habían sido publicadas porque hacían uso de un lenguaje obsceno o relataban escenas sexuales.

Así que, en una recopilación de los sueños perdidos del compositor, Milstein publicó Dion McGregor sueña de nuevo. En esta ocasión podían escucharse relatos con mucha más narrativa y emociones que anteriormente. Dejando atrás la censura, se daba una imagen más fiel de lo que ocurría en las largas noches de aquel apartamento de la Quinta Avenida de Nueva York.


Un nuevo recopilatorio de cintas salió a la luz cinco años después de su muerte



¿Qué soñaba McGregor?

Los sueños de McGregor han sido considerados como “más consistentes” de lo habitual. Pese a que se ajustan perfectamente a la estructura de un sueño, presentan una serie de elementos por los que se conforma una historia con principio y final. La narración, siempre caótica, está llena de tacos, elementos fantasiosos y un humor muy negro que perfectamente valdría para un monólogo.

Un buen ejemplo es “The Mustard Battle”. El analista y poeta Steve Veright cataloga este relato como uno de los más divertidos que ha escuchado nunca, sobre todo por el lenguaje que utiliza el interlocutor. "A pesar de lo confuso que puede resultar el material, se intuye un gran humor negro en la narrativa", aclara.


En "Food Roulette", McGregor grita como un maníaco mientras duerme



Más curiosa la emoción que McGregor pone en "Food Roulette", donde se presenta una suerte de Ruleta Rusa que incluye comida envenenada. La voz maníaca del soñador y el énfasis que pone en sus palabras plantea dudas sobre si realmente estaba durmiendo mientras decía todo esto.

Pero no solo hablaba sobre comida. En un sueño en concreto explicaba las relaciones sexuales entre una sirena y un centauro. Y en otros incluso ponía voces para imitar el acento pueblerino, como ocurre en “Our Town”.


Entre la realidad y la ficción

Las grabaciones han llegado hasta la Universidad de Harvard, donde la doctora Deirdre Barrett se ha encargado de analizarlas en busca de un motivo para este fenómeno. Según afirma, "lo que alguien dice no tiene por qué coincidir con sus sueños. Más bien, el discurso de una persona que habla en sueños es un reflejo de la mente sin una historia detrás".

Y es por ello que se ha cuestionado el estado en el que McGregor se encontraba cuando narraba estos relatos. "Lo más probable es que se encontrara en una fase híbrida entre el REM y la conciencia despierta", aclara.

De esta forma, seguiría teniendo un reflejo de su “yo” despierto mientras actúan los primeros síntomas de la fase REM.


Los extraños sueños de McGregor podrían responder a un estado entre el REM y la conciencia despierta



Barrett ha llevado a cabo un primer estudio en el que ha comparado los relatos de McGregor con otras 500 de personas de edad similar a la que tenía cuando se llevaron a cabo las grabaciones. Entre sus conclusiones, ha encontrado que los sueños eran más emocionales que el resto: o estaba más agresivo o mucho más amigable.

No obstante, también ha descubiero que sus sueños son menos extraños que el promedio. Y, aunque utilizara elementos fantásticos, se centraba en una trama concreta y no daba "giros de guion" como ocurre en la mayoría de sueños humanos.

Pese a que no descarta que las cintas fueran ficcionadas, Barrett cree que sus curiosos sueños responden a este estado de hibridación que lo mantendría entre la realidad y la ficción. Sin embargo, duda poder avanzar mucho más en la investigación, pues el fallecimiento de McGregor hace 22 años descarta la posibilidad de hacerle pruebas.

[Vía BBC]

share